+(34) 91 010 45 88 Lunes-Sábado 9-19h Contacto
ver

Destino / Ficha de destino

Producto : Marruecos - Destino turistico

Marruecos...Tienes que vivirlo

Marruecos

Presentación:

Un viaje a Marruecos es un viaje lleno de experiencias inolvidables. Marruecos es un país milenario, heredero de siglos de tradición. Sin embargo, en el Reino no hay nada prefijado. Su cultura está viva y la encarnan día tras día los pequeños gestos cotidianos, las fiestas, los rituales y las costumbres. Lo mejor es que te pasees por las ciudades y los pueblos, entre las callejuelas estrechas de sus cascos antiguos.

La fiesta también predomina en Marruecos y va marcando el paso de los años. La gente se reúne por los famosos moussem, unas manifestaciones religiosas y festivas. No te pierdas el de Tan Tan, especialmente famoso y considerado desde 2008 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Descubre también el Festival Gnaoua de Essaouira.

Todas estas manifestaciones son una gran oportunidad para que entres en contacto y convivas con las distintas culturas que conforman la diversidad y la riqueza propias de Marruecos.

Esto es solo una visión general sobre las culturas que siguen existiendo en Marruecos. Recorre el país y descubre estos pequeños tesoros de su patrimonio inmaterial.

Marruecos...Tienes que vivirlo

Cuál es la mejor época a viajar a Marruecos

Cuando viajar?

Marruecos le ofrece la posibilidad de cambiar de clima en pocas horas. De las cumbres nevadas del atlas al desierto, a la playa. Las media de sol anual es superior a ocho horas al día en Agadir, Fez, Marrakech y Ouarzazate, con temperatura media de 21º. Playa, montaña, conviene conocer cuáles son las temperaturas y condiciones climatológica de Marruecos en cada estación. Predomina un clima mediterráneo seco.

Marruecos...Tienes que vivirlo

Qué hay que saber antes de viajar a Marruecos

¿Qué hay que saber?

Idioma:

El idioma oficial es el árabe, el francés es co-oficial. La lengua diaria es el árabe dialetal, así como los dialectos beréberes. Muchos hablan también castellano e inglés. A la hora de viajar no encontrará problemas para entenderse en español, italiano, portugués e inglés, ya que el turismo ha acentuado el habla de estos idiomas en el país.

Documentación y visados:

Es obligatorio estar en posesión de un pasaporte en vigor. La necesidad de un visado depende del país de origen, infórmese en las embajadas y consulados para que le orienten antes de iniciar el viaje. Pasaporte: Para evitar cualquier percance al llegar a Marruecos, compruebe que su pasaporte esté en vigor con una fecha de caducidad posterior a la fecha del viaje, como mínimo de 3 meses. Visado: Los ciudadanos de los siguientes países no necesitarán una visa para Marruecos si su estancia es menor a tres meses: Argelia, Alemania, Arabia Saudita, Andorra , Argentina, Australia, Austria, Bahrein, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Chipre, Corea del Sur, Costa del Marfil, Croacia, Dinamarca, España, Estonia, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Francia, Reino Unido, Grecia, Guinea (Conakry), Hungría, Hong-Kong, Indonesia, Irlanda, Islandia, Italia, Japón, Kuwait, Libia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malí, Malta, Mónaco, México, Níger, Noruega, Nueva Zelanda, Omán, Países Bajos, Perú, Filipinas, Puerto Rico, Polonia, Portugal, Qatar, Republica Checa, Rumania, Rusia, Senegal, Singapur, Suecia, Suiza, Túnez, Turquía, Venezuela. Para todas las nacionalidades, la duración máxima del viaje turístico no puede superar los 90 días.

Prevenciones sanitarias y vacunas:

No se exige ninguna vacuna a los viajeros procedentes de Europa. Si su procedencia es distinta, puede informarse en el ministerio de asuntos exteriores de su país. Se recomienda llevar un pequeño botiquín casero. En Marruecos comprar algo en la farmacia es muy caro.

Moneda:

La moneda marroquí es el dirham DH, dividido en 100 céntimos. Hay billetes de 10, 50, 100 y 200 DHs. Monedas de 1, 5 y 10 DHs y de 5, 10, 20 y 50 céntimos de DH. Cambiar dinero en la calle es legal, por lo que no debéis cambiar en vuestro país de origen se puede hacer una vez en Marruecos. Hágalo en los bancos o en los establecimientos autorizados,reconocibles por un distintivo dorado. Las tarjetas de crédito son generalmente aceptadas en los grandes hoteles, boutique y restaurantes y a veces incluso en los zocos/medinas. Sacar dinero de los cajeros es excesivamente caro las comisiones, entorno a 30,00 € por cada movimiento.

Corriente eléctrica y agua:

La electricidad es 220 v. Enchufes de tipo europeo.

Seguridad:

Las ciudades imperiales, como Marrakech, es una de las ciudades más seguras del país, dado el volumen de turistas que aterriza en sus murallas. No lo notará, pero hoy en día hay cámaras secretas de seguridad hasta en la plaza de Jemma el-Fna. Más información. En la página Web de la Oficina de Turismo de Marruecos. http://www.visitmorocco.com

Marruecos...Tienes que vivirlo

Interesante leer antes de viajar aMarruecos title=

Interesante leer...

Patrimonio y cultura:

Existen aspectos en la cultura de Marruecos que pueden sorprender al viajero. Es importante conocer y comprender algunos de ellos antes de viajar a un lugar culturalmente diferente al nuestro.

Saludos

No tengan miedo de tocar. Esto es algo que los europeos y americanos deben entender antes de bajarse del avión para evitar malos entendidos. Es normal encontrar en la calle los hombres caminando de la mano, se abrazan y se besan en varias ocasiones. Este tipo de lenguaje corporal en Occidente se entiende de inmediato como muestras de relaciones homosexuales, en Marruecos son gestos comunes entre dos amigos. Juia palabra, mi hermano, incluso para referirse a gente extraña, se utiliza a menudo y que debería darnos una idea de la proximidad psicológica entre las personas en ciudades como Marrakech.

Para los hombres, el saludo más común en una presentación es un fuerte apretón de manos. Cuando hay más confianza los hombres se saludan con dos besos (mejilla izquierda y derecha) y entre mas fuertes los lazos de amistad y afecto, también aumenta el número de besos siempre en múltiplos de dos (cuatro , seis, ocho …). El saludo frecuente en la calle es tocando el pecho con la palma abierta.

La Mujer

Un capítulo aparte son las mujeres. Señores no debe ofrecer la mano de una mujer sobre todo si es una mujer casada o lleva un velo. El contacto físico con los hombres está en contra de la tradición, se debe esperar y ver si se ofrece un saludo con la mano. Entre las mujeres, no hay ningún problema, dos besos en las presentaciones y un beso en la mejilla y el infinito (cuatro, cinco, siete …) a la izquierda si se tiene una mayor confianza y afecto.

En la mesa

Si un marroquí nos invita para el almuerzo o té puede aceptar sin ninguna prevención porque lo hace con el corazón y en ningún momento lo hace por compromiso o hipocresía. El pueblo de Marruecos quiere compartir lo mucho o lo poco que tienen y no les gusta comer solos/as, para ellos eso es muy aburrido.

Se acostumbra comer con la mano derecha, sobre todo si se come en un plato compartido con marroquíes. Lavarse las manos antes de comer y las manos y la boca después de comer.

Aceptar las invitaciones a tomar té es lo que los locales esperan, este es un ofrecimiento frecuente a lo largo de Marruecos y una de las mejores formas de acercarse a la cultura y conocer la gente de Marreucos.
Quitarse los zapatos al entrar en el salón de una casa marroquí, siempre y cuando haya alfombra.
Es normal compartir el mismo vaso con varios invitados y eructos después del postre, no es tan común, pero se puede considerar bastante normal.

Temas de conversación

Algunos dicen que es mejor evitar algunso temas de conversación: la monarquía, la independencia del Sahara Occidental, la homosexualidad y la religión. Es cierto que hay cuestiones en las que los marroquíes son especialmente sensibles, pero también es cierto que si alguien te pide tú opinión siempre estamos abiertos a decir lo que pensamos. En todos los casos el respeto del protocolo y las costumbres del país se debe tener en cuenta.

Cosas que no se debería hacer

Entrar en una mezquita, los no musulmanes tienen prohibida la entrada a estos edificios a excepción de la Mezquita de Casablanca que es la única mezquita que se puede visitar de todo Marruecos.
Tomar una foto a una persona sin pedirle permiso: la mayoría de las veces no habrá problema pero conviene preguntar antes, aunque sea sólo por cortesía.

Dar dinero a los niños de la calle está muy mal visto. Los marroquíes son muy sensibles a la pedrastria y al turismo sexual.

Rechazar una invitación a tomar el te, rechazar una segunda o tercera taza de té.

Molestarse si un marroquí de tu mismo sexo te coge de la mano: en Marruecos es muy común y no tiene ningún trasfondo homosexual en absoluto. Es señal de cordialidad y amistad.

Tocar la comida con la mano izquierda, está muy mal visto ya que la mano izquierda está considerada por lo marroquíes como impura, debido principalmente a su papel de “limpiadora de las partes íntimas”.

Llevar ropa que provoque, sobre todo para las mujeres y dentro y cerca de los sitios religiosos santuarios, mezquitas,etc. No obstante existen lugares propios de vestir a la europea como ciudades grandes, como Marrakech, Casablanca, Fez, Agadir…… lugares de recreo, discotecas.

El arte de culinaria:

La cocina marroquí reúne de un modo refinado las legumbres y los frutos impregnados de sol, especias extraordinarias y perfumadas, carnes sabrosas. He aquí los principales platos marroquíes, que debe probar sin falta:
Brochetas (pinchos morunos de carne, pollo, ternera).
Cuscús: es el plato por excelencia de la gastronomía marroquí. Podrás degustar mil cuscús diferentes, ya que varían según las regiones y la creatividad de la cocina.
Méchúí: Cordero asado en asador o al horno.
Pastella: una fina pasta de hojaldre, rellena de pichón y de almendras. Es un plato donde se mezcla el dulce con el salado.
Kahlia: es un tajin de cordero acompañado de huevo, cebolla, tomate, pimientos y aromatizado con 44 especias diferentes.
Tajine: Plato de tierra cocida y decorada, con la típica tapadera cónica. Aquí se cocina carne, pollo ó pescado y legumbres frescas estofadas.
Harira: Sopa de carne, lentejas y garbanzos.
Beghrir: Pequeños pastelillos de nido de abeja servidos con mantequilla fundida y miel.
Shebbakia: Pasteles fritos en aceite y recubiertos de miel.
Té a la Menta: Sirve para tranquilizar, reanimar, entonar; se toma por la mañana, después de las comidas, a cualquier hora. Es un placer que no se rechaza jamás.
Pastelería: variedad de pasteles de miel, grano de gacela, feggas con almendras, uvas pasas, almendra y sésamo.
Si os gusta acompañar las comidas con vino, o tomar una copa después de las comidas, es aconsejable llevar algo de bebidas con vosotros. En Marruecos el alcohol es muy caro, además está prohibido beber en público por lo que siempre hay que pedir permiso.

Compras y mercados:

Marruecos es, sin lugar a dudas, el paraíso para el comprador. En todas las ciudades, pueblos y aldeas, que el viajero visite, seguro que puede encontrar algo que cautive su interés: alfombras, babuchas, plata, cerámica, bordados, marqueterías, fósiles, joyería artesana, especias, aceites de esencia, muy conocido por sus beneficios es el aceite de argan.