+(34) 91 010 45 88 Lunes-Viernes 9-19h Teléfono de emergencia disponible 24H que vas a encontrar en "Confirmación de tu reserva" por email. Contacto

Destino / Ficha de destino

Producto : Republica Dominicana - Destino turistico

Republica Dominicana...Lo tiene todo

Republica Dominicana

Presentación:

La República Dominicana es un continente en miniatura. En ningún otro lugar del Caribe pueden los turistas subir a la cima de la montaña más alta, visitar las dunas de arenas más grandes, contemplar las playas sin interrupción más largas, y descubrir el patrimonio cultural de la primera ciudad del Nuevo Mundo, mientras disfrutan de la mezcla cosmopolita de tantos pueblos de todo el mundo que han hecho del país su casa. Antes que nada, le invitamos a dejarse seducir por el espíritu alegre del dominicano, marca indeleble que ha hecho que nuestros visitantes regresen una y otra vez.

Republica Dominicana...Lo tiene todo

Cuál es la mejor época a viajar a Republica Dominicana

Cuando viajar?

La temperatura media anual oscila entre 18 ºC y 27 ºC. La tierra dominicana es fértil para la siembra de cualquier semilla. Atendiendo a la clasificación de W. Koppen para estudiar los climas del mundo, predomina el clima tropical húmedo de sabana, con cinco variedades o microclimas que se clasifican en húmedo, seco estepario, tropical de selva, bosque y sabana. Pero para los dominicanos sólo existe una estación, el verano. Su ubicación geográfica determina las características generales de un clima agradable, regido principalmente por los vientos alisios del noroeste. Las variaciones locales están condicionadas por el relieve de sus cordilleras que serpentean entre valles, ríos, manantiales y planicies costaneras. En el macizo montañoso central está el Pico Duarte, el más alto de las Antillas, con 3.098 m sobre el nivel del mar, según el Profesor Kenneth Orvis. Otro aspecto interesante del relieve de la isla se encuentra en la provincia de Barahona es el Lago Enriquillo. De su superficie a unos 30 metros bajo el nivel del mar, emerge la Isla Cabritos, donde según la doctora Sophie Jackowska, “vive la mayor reserva mundial del cocodrilo americano”.

Republica Dominicana...Lo tiene todo

Qué hay que saber antes de viajar a Republica Dominicana

¿Qué hay que saber?

Situación y extensión:

La República Dominicana tiene una población de más de diez millones de habitantes y su territorio está dividido en 31 provincias y un Distrito Nacional. Su credo político es la democracia. El gobierno está conformado por tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Elegimos al Presidente, al Vicepresidente y a los legisladores por períodos de cuatro años, a través del voto directo. Su capital, Santo Domingo de Guzmán, con una población de casi 2,5 millones, fundada por el Adelantado don Bartolomé Colón el 4 de agosto de 1496, es la más antigua ciudad del Nuevo Mundo. La República Dominicana, considerada por su posición geográfica como parte de la frontera estratégica del poder hegemónico en el continente y codiciada por las grandes potencias, ha sido intervenida y gobernada en más de una ocasión por España, Francia, Inglaterra, la Gran Colombia, Haití y los Estados Unidos. Por el acendrado patriotismo de Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, Padres de la Patria, obtuvo su independencia y se proclamó como país libre y soberano, con el nombre de República Dominicana, el 27 de febrero de 1844. Situada en La Hispaniola, isla amada del Gran Almirante Cristóbal Colón, según consta en su diario ...Preñada de acontecimientos históricos que denuncian el paso de figuras prominentes de la época, arrimados a esta tierra tras la aventura del Descubrimiento... Tierra prometida, conquistada y colonizada por los españoles desde 1492, cinco siglos después, sigue siendo un mundo nuevo de oportunidades y un paraíso para el turismo internacional. Bienvenidos sean nuestros visitantes a este viejo bohío americano, sede primigenia de la conquista y de la civilización colombina. Les invitamos a hurgar en este bargueño, cinco veces centenario, donde todavía perviven reliquias de una época que correspondió a todo el continente, y de la que pueden ufanarse con nosotros los pueblos que recibieron la luz del Evangelio, bajo el influjo de la cultura española.

Idioma:

El español es el idioma oficial. Sin embargo, en algunas comunidades de origen extranjero y en las zonas vinculadas a los servicios turísticos se habla, entre otros, inglés, alemán, francés, italiano y holandés. Es importante hacer notar que el habla dominicana es la vivencia del alma y la sabiduría campesina, expresada con acento rústico y sabor a tierra adentro. En nuestro país, cada región tiene su encanto y acentúa sus expresiones en forma peculiar, que identifican al parlante desde las primeras frases de la conversación. Esta forma de expresión ha sido fuente de inspiración de ilustres escritores nativos y extranjeros. No se precisa cuándo comenzó a usarse el lenguaje campesino en escritos literarios; pero se sabe que en 1635 fue premiado un poema rústico escrito por Tirso de Molina entre los años 1616 y 1618, cuando se alojó en el Convento de las Mercedes, ubicado en la Zona Colonial de Santo Domingo. A pesar de la influencia española, en el idioma persisten palabras de uso común, herencia del lenguaje sonoro y dulce de los taínos, que conservan casi todas el mismo significado original. Algunos ejemplos: ají, barbacoa, batea, bija, bohío, burén, canoa, carey, caribe, Palacio Nacional. casabe, coa, conuco, guanábana, guayaba, hamaca, higüera, huracán, iguana, lambí, maíz, tabaco, tiburón, yagua, yuca. Muchos visitantes, al conversar con nosotros, suelen pensar que los tomamos por sordos o que estamos enojados, ya que la costumbre campesina de hablar alto y haciendo ademanes, por la necesidad de vencer distancias con la voz, pasa del campo a la ciudad y de una generación a otra. De ahí que nuestra forma de protestar se manifieste de maneras que distan mucho en parecerse a una protesta en Suiza o en los Estados Unidos. Mientras ellos acostumbran caminar despacio y en silencio frente al lugar con una pancarta donde manifiestan su sentir; nosotros vociferamos con ademanes bruscos y corremos de un lugar a otro para llamar la atención. Así, una demostración que para el visitante puede parecer el inicio de una lucha violenta, se disuelve en media hora sin mayor problema. Esta forma de manifestarnos, acorde con nuestro estilo de vida, no la comprenden en ocasiones las agencias internacionales cuando reseñan una protesta dominicana.

Documentación y visados:

Para la mayoría de los visitantes, un pasaporte válido y una tarjeta de turista valorada en 10 USD (10€) disponible en internet o al llegar, en el aeropuerto es el requerimiento para entrar al país. Cualquier persona, sin importar su nacionalidad, puede ingresar a República Dominicana con una tarjeta de turista, si es residente legal o posee una visa vigente de Estados Unidos, Canadá, Schengen ó Reino Unido.

Prevenciones sanitarias y vacunas:

Sobre la salubridad en nuestro país nos remitimos a los taínos, quienes dejaron constancia de que se asentaron en esta isla porque no encontraron hostilidad en su naturaleza y el clima benigno les invitó a permanecer aquí. Como fuente más contemporánea, nos remitimos a las conclusiones de los estudios realizados por comisiones técnicas y por la Organización Mundial de la Salud. En todas las circunstancias es posible disfrutar, sabiendo escoger la localidad, de un clima delicioso en el cual no prevalecen las enfermedades de los pulmones, ni la fiebre escarlatina, ni otras temibles epidemias de los países del norte y esto sin riesgo respecto a la fiebre amarilla o malaria. Se consiguen casi todos los medicamentos esenciales y genéricos a precios asequibles. Sin embargo, si el cuidado de su salud requiere de alguna fórmula específica es preferible traerla. Es prudente tener a mano antialérgicos y repelentes para ahuyentar los insectos más comunes como abejas, avispas, mayes, jejenes y mosquitos.

Moneda:

La unidad monetaria es el peso dominicano. Su signo es RD$ y se fracciona en 100 centavos. Circulan monedas de 1, 5, 10 y 25 pesos; el papel moneda tiene denominaciones de 20, 50, 100, 200, 500, 1.000 y 2.000 pesos. Al hacer sus compras, recuerde que la mayoría de los precios se marcan en pesos y que siempre puede pagar en moneda local. Sin embargo, puede resultar ventajoso para usted pagar en dólares americanos, conociendo la tasa oficial de cambio que se publica diariamente en los periódicos. Por regla general, usted recibe más seguridad y más pesos al cambiar sus dólares en los bancos comerciales, que cuentan con sucursales en las principales vías del país y en centros comerciales. Para su comodidad, hay estafetas de cambio en los hoteles, que están en la obligación de colocar a la vista del público la tasa oficial del día. La mayoría de los hoteles, restaurantes y comercios aceptan las tarjetas de crédito de las marcas internacionales más reconocidas, y se traspasan al tarjetahabiente los beneficios de la tasa oficial vigente al momento de realizar las transacciones.

Corriente eléctrica y agua:

Alrededor del 80% de la población urbana dispone de agua potable. Sin embargo, para evitar “la venganza de Caonabo”, es prudente consumir agua purificada y embotellada. Usamos tomacorrientes tipo americano para 110-120 voltios / 60 ciclos. Ocurren apagones, pero en las zonas turísticas el 95% de los hoteles usa energía privada y los restaurantes tienen generadores de emergencia.

Diferencia horaria:

La hora local pertenece a la Zona Este del Caribe (GMT-0400) sin variaciones durante todo el año.

Impuestos en la salida del país:

Los artículos clasificados como equipaje personal no tienen problema al pasar por Aduana. Usted tiene derecho a traer tres litros de licor, 200 cigarrillos, su laptop y medicamento bajo prescripción médica. Según el grado de conciencia turística del inspector que lo reciba, éste lo dejará pasar con una sonrisa amable sin apenas requisar su equipaje, o le pedirá que le muestre el contenido del mismo y lo revisará sin mediar palabras, amparado por las leyes dominicanas. Si viene en viaje de negocios, de salud o de vacaciones, de seguro que todo saldrá bien. Si por el contrario forma parte de grupos que trafican armas, explosivos o drogas es posible que se vea cara a cara con un agente de la INTERPOL. La Ley 50-88 sobre Drogas, vigente en la República Dominicana, dice lo siguiente que para los fines de la presente Ley se consideran como drogas, opio en todas sus formas, todos sus derivados ,heroína, coca ,cocaína, sus derivados o sustitutos sintéticos o cualquier compuesto en el cual entre como base,todas las plantas de la familia de las Cannabinaceas y productos derivados de ella que contengan propiedades estupefacientes o estimulantes, como Cannabis Indica, Cannabis Sativa, Marihuana y otras hierbas que tengan propiedades similares. Las sanciones que se aplican a los violadores de las disposiciones legales señaladas más arriba son severas.

Republica Dominicana...Lo tiene todo

Interesante leer antes de viajar aRepublica Dominicana title=

Interesante leer...

Patrimonio y cultura:

Al visitar las galerías de arte, podrá apreciar y descubrir el verdadero arte nativo que no es el popular primitivo que abunda en otras islas del Caribe sino algo más afín al espíritu íntimo que manifiestan destacados artistas dominicanos como Guillo Pérez, Ramón Oviedo, Alberto Ulloa, Cándido Bidó, Rosa Tavárez, Ada Balcácer y muchos otros más. El Colegio Dominicano de Artistas Plásticos, ubicado en la calle El Conde esquina Isabel La Católica, mantiene una exposición permanente en formatos pequeños y medianos, cuya autenticidad garantiza, ofreciéndolos a precios asequibles. ¿Desea llevar un recuerdo de artesanía? En las zonas rurales y urbanas, la expresión colectiva de la sensibilidad artística de nuestro pueblo se manifiesta en la producción de arte menor. Cada región expresa su estilo y especialidad en una variedad de artículos de nuestra industria artesanal dispersos en las arterias y centros comerciales de la ciudad de Santo Domingo, en los pueblos del interior y en los centros turísticos. Hay lugares específicos en la capital como el Mercado Modelo, la calle El Conde y Las Reales Atarazanas donde es posible elegir entre la amplia gama de artículos que ofrecen los artistas, objetos de jícara de coco, cuerno, madera, cuero, concha de caracol, ámbar, larimar, esculturas de madera, máscaras, alfarería, cerámica, cestería, bordados y tejidos de algodón de fabricación nacional. Pero no se vaya del país sin una típica mecedora de caoba y guano, embalada para facilitar su transportación. En La Casa de las Mecedoras se ocupan de todo. Otros artículos muy apreciados son los cigarros, joyería, ron, café Santo Domingo, casabe, chocolate y mermeladas de frutas criollas.
Ámbar Joya nacional reconocida como la gema de los siglos, que aprisiona fósiles milenarios donde la naturaleza exhibe evidencias de la Edad Terciaria. Tiene electricidad positiva que se manifiesta por la atracción que ejerce sobre cuerpos ligeros.

Historia:

La isla fue descubierta por Cristóbal Colón el 5 de diciembre de 1492 durante su primer viaje al Nuevo Mundo, y ocupa 48.442 km2 de los 76.192 que comparte con la vecina República de Haití. Sus bellezas naturales y fecunda historia deleitan y apasionan a quienes llegan a conocerlo.
Por Real Privilegio del Rey Fernando fue denominada en 1508 Isla de Santo Domingo. Su nombre aborigen, Quisqueya, significa en taíno “madre de todas las tierras”. En la época del Descubrimiento, estaba habitada por aborígenes que se llamaban a sí mismos taínos, palabra que en su idioma significa “los buenos”. Los taínos, pertenecían a la cultura arauca de la región tropical del continente sudamericano, de donde emigraron en canoas por el arco de las Antillas Menores, físicamente eran bien formados, de piel bronceada y ojos negros. Por lo general eran pacíficos, y aún cuando se desarrollaba entre ellos un régimen que tendía hacia la esclavitud interna bajo el predominio de un cacique, la historia consigna hechos en los que defendieron con valentía su familia, el fundo y su libertad, cuando los colonizadores intentaron esclavizarlos.
No obstante, una población estimada en 600.000 habitantes fue exterminada en menos de trece años. Estaban organizados en cinco cacicazgos, Marién, gobernado por Guacanagarix, Maguá, dominado por el cacique Guarionex, en Maguana señoreaba Caonabo,en Higüey, Cayacoa y Jaragua era el dominio de Bohechío. A la muerte de Bohechío gobernó su hermana Anacaona, viuda de Caonabo, reputada como la mujer más hábil, bella y talentosa de la isla. Anacaona tuvo que presenciar impotente el genocidio de su tribu, en el primer acto de crueldad registrado en nuestra historia como la Matanza de Jaragua, perpetrada en 1503, por el gobernador Nicolás de Ovando. Prisionera, la reina, respondió con estos versos “No es honor matar ni lava el honor la tragedia consumada. Abramos un puente de amor para que por él pasen y dejen las huellas de sus tacones nuestros enemigos.”

El arte de culinaria:

La República Dominicana cuenta con muchos restaurantes confortables y acogedores, al frente de los cuales casi siempre hay un chef capaz de satisfacer al gourmet más exigente y un personal respetuoso, entrenado para ofrecerle buen servicio. Todos tienen un menú internacional y cada uno su especialidad. Usted puede disfrutar de la cocina alemana, árabe, argentina, española, francesa, italiana, mediterránea, mexicana, oriental y, sobre todo, probar la sabrosa y variada comida criolla. Como norma general, aceptan las tarjetas de crédito de las marcas internacionales más reconocidas. Más de 500 años de fusiones e influencias caracterizan la gastronomía dominicana. Y Santo Domingo, con una cantidad extraordinaria de restaurantes, es un paraíso culinario que se destaca en el Caribe. Frutas tropicales y vegetales, mariscos, pescados y carnes se convierten en suculentas creaciones en manos de expertos chefs que encantan el paladar del viajero. Desde el pescado con coco, las catibías y el chivo liniero, hasta los camarones de Sánchez, el mangú y las bebidas típicas dominicanas, el abanico de sabores es un irresistible reto para el visitante. Una de las entidades que se dedica a rescatar esa identidad culinaria del país es el Centro Cultural Gastronómico Casa Caribe, primero de su tipo en la región, que promueve la Nueva Cocina Dominicana. En cuanto a los eventos de gastronomía, sobresale Taste Santo Domingo, un festival para sibaritas, con exposiciones de productos, conferencias, talleres y shows culinarios, catas y degustaciones. Usted no puede marcharse de Santo Domingo sin probar sus platos típicos, el sancocho, un estofado que combina diferentes carnes, hortalizas, plátano y otras viandas; el locrio, un plato parecido a la paella, el mangú, puré de plátanos verdes hervidos; la bandera, plato elaborado con arroz blanco, carne, habichuelas rojas y plátanos maduros fritos, cerdo asado, pica pollo, que consiste en trozos de pollo frito, moro de gandules con coco, y todo tipo de pescados y mariscos. Al final del festín le esperan nuestros palitos de coco, canquiñas, habichuelas con dulce, jalao, mala rabia, conconete, alegría, majarete y la más grande variedad de dulces a base de leche.

Compras y mercados:

Aquí se puede comprar casi de todo y posiblemente a mejor precio que en otras latitudes. En Santo Domingo, pueblos del interior y en los complejos vacacionales hay fabulosos malls y plazas comerciales con tiendas especializadas que representan franquicias de renombre internacional. También hay fábricas de lencería, ropa interior, calzados y finos artículos de piel, casi todas dirigidas por artesanos europeos radicados aquí.

Lifestyle, restaurantes y vida nocturna:

El clima agradable y la facilidad que tenemos para hacer amigos nos permite disfrutar una vida social activa en casi todo el territorio nacional. Somos un pueblo alegre y amistoso que comienza el ritmo de la noche, en los happy hours que inician la tertulia después de la jornada laboral. Hay buenos restaurantes, discotecas, pubs, bares bohemios y de acuerdo a su preferencia y posibilidades, puede elegir entre distintos ambientes y espectáculos. Para los cinéfilos hay modernas y confortables salas que exhiben ciclos de películas y carteleras actualizadas. Pero hay un espectáculo libre de costo que resultará una vivencia inolvidable para los que visitan la capital. Un paseo por el Malecón de la ciudad de Santo Domingo, que para las fiestas del carnaval, Año Nuevo y en los fines de semana se convierte en la discoteca más larga del mundo.

Folklor, música y artesanía:

De todos los ritmos que enriquecen nuestro folclore, el merengue es el rey, declarado Patrimonio Nacional Cultural Intangible del Estado Dominicano. Es la expresión del pueblo, y como expresión popular varía de una generación a otra en la medida en que cambia nuestro estilo de vida. Somos un pueblo alegre, que vibra al compás de su música vernácula y que, como reza el estribillo del carnaval, “baila en la calle de día y baila en la calle de noche”. Todo el que escucha un merengue vibra con nosotros al ritmo contagioso de la güira, la tambora y el acordeón. Así como en el siglo XIX Lanner y los Strauss llevaron el vals a las tabernas, a los grandes salones de baile y a los teatros imperiales de Austria, el merengue dominicano ha sido interpretado por orquestas sinfónicas nacionales y extranjeras, gracias a las creaciones de importantes compositores dominicanos de ayer y de hoy, Julio Alberto Hernández, Juan Francisco García, José Dolores Cerón, Luis Alberti, Rafael Solano y Bienvenido Bustamante, entre otros, quienes también han cultivado las formas musicales tradicionales, junto con Enrique de Marchena, Luis Mena, Francisco Ignacio, Ramón Díaz, Manuel Simó, Juan Luis Guerra, Michael Camilo y José Antonio Molina. Los dominicanos sentimos una gran afición por el baile. Un observador francés, el Padre Labat, quien llegó en el 1795 cuando España cedió la isla a Francia mediante la firma del Tratado de Basilea, comentó al respecto: “El baile es, en Santo Domingo, la pasión favorita y no creo que haya en el mundo pueblo más apegado a la danza”. Es cierta la observación de Labat, pues sólo con el canto rivaliza el baile en el alma del dominicano. Aquí todavía es usual mecer al niño y entonarle una canción de cuna antes de dormir. El niño crece entre juegos cantados y persiste la costumbre de cantar antes de iniciar la labor escolar. El campesino canta en el conuco tonadas, plenas y cantos de hacha. Canta cuando ora y cuando se enamora. De ahí, la costumbre de cantar serenatas para mostrar su amor por la mujer amada. Y cuando en nuestros campos muere un niño, también se canta en el baquiní. La bachata, género musical cuyas raíces recuerdan al bolero son cubano y a la danza puertorriqueña se adaptó al gusto musical y a la idiosincrasia del pueblo dominicano. También conocida como “música del amargue”, este género goza de gran popularidad en el extranjero y es considerada una representación auténtica de los habitantes de la zona rural de República Dominicana y de las fiestas populares.