+(34) 91 010 45 88 Lunes-Viernes 9-19h Teléfono de emergencia disponible 24H que vas a encontrar en "Confirmación de tu reserva" por email. Contacto

Destino / Ficha de destino

Producto : Polinesia Francesa - Las Tuamotu - Destino turistico

Las Tuamotu

Presentación:

El archipiélago de las Tuamotu es un conjunto de islas bajas, o atolones, universos particulares situados entre el cielo y el océano, cada uno encerrado en una laguna por un cinturón de corales. Este es un medio propicio para el cultivo de nacares perlados. Rangiroa, Tikehau, Manihi, Fakarava son las más visitadas.

Las más conocidas son NukuHiva, HivaOa, Ua Pou y UaHuka, que ofrecen, entre muchos otros puntos de interés, una magnifica variedad de arboles.

Los atolones de las Tuamotu cumplen su promesa son la encarnación perfecta del lugar del fin del mundo y del paraíso terrestre. Estos diamantes de coral, que se alzan entre el cielo y el mar, le fascinarán por la increíble belleza de sus colores vivos e irisados con una diversidad inimaginable de variaciones de azul y de verde. La riqueza y la diversidad de la fauna marina convierten a estos anillos de coral en unos lugares de buceo excepcionales. Generalmente reunidos en el pueblo, las mujeres y hombres de estos atolones destacan por su espíritu de convivencia en una comunidad donde los valores destacados son la solidaridad y el compartir. Están en contacto constante con el Gran Océano que es el rey absoluto, generoso y proveedor de alimento, pero en ocasiones crueles e implacables. Visitar el archipiélago de las Tuamotu, permite conocer un estilo de vida polinesio que sigue el ritmo marcado por el sol, la luna, el viento y las mareas.

Rangiroa es el segundo atolón del mundo en superficie y el más poblado de los 76 atolones que forman el mayor archipiélago de la Polinesia Francesa. Su inmensa Laguna Azul, un océano lagunar, ofrece numerosas posibilidades de excursiones y de submarinismo, lo que lo cataloga como uno de los mejores lugares de buceo del mundo. Así, el canal Hiria, situado junto al pueblo de Tiputa, alberga una fauna diversa y variada, con impresionantes peces martillo y una colonia de grandes delfines sedentarios. Estos últimos juegan con los buceadores y, según dice la tradición, son la encarnación de dioses que velan sobre la isla. Increíble pero cierto, en este atolón coralino, donde la temperatura se aproxima a los 27° C, se produce un vino delicioso - un viñedo insólito que podrá visitar en piragua entre la laguna y los cocoteros; un espectáculo improbable en medio de ninguna parte. Entre todas las joyas resplandecientes de este inmenso y profundo cofre del tesoro que es el Océano Pacífico, hay uno, más brillante, tan valioso como una gema, nacido de la alquimia entre el elemento marino, sus seres vivos y la habilidad técnica del hombre moderno. Regalo inestimable y prueba de amor hacia la amada en la Antigüedad, se trata de la Perla de Tahití, el símbolo de las Tuamotu.

Manihi es un lugar propicio para el cultivo de esta joya negra. Allí podrá descubrir los secretos del nácar que, criado y fecundado por la mano del hombre en las granjas perlíferas, da nacimiento a la perla negra de Tahití, accesorio ornamental fundamental de las vahines. Lujosas muestras de perlas de Tahití decoran los escaparates de los mejores joyeros de las grandes capitales mundiales.

Bajo las aguas cristalinas donde se funden la blancura inmaculada de la arena y un ecosistema submarino fabuloso, podrá admirar, equipado con aletas, gafas y un tubo de buceo, los parques de peces tradicionales construidos en coral como los de Temarie en Anaa, o la laguna de Fakarava, protegida y declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO por la riqueza y la diversidad de su fauna marina. Allí, visitar unos lugares submarinos preservados, casi vírgenes, es todo un privilegio.

El archipiélago de las Tuamotu, es también la despensa de los Polinesios, en particular de los tahitianos, por la abundancia de peces, conchas, endémicas en algunos atolones, y crustáceos de todo tipo que se encuentran en sus lagunas y en el inmenso océano. Todas ellos deleitaran su paladar una vez preparados de mil y una formas por los Paumotus.

¿Acaso Jacques Yves Cousteau no describió la laguna de Tikehau como la que más peces tenía de toda Polinesia?