+(34) 91 010 45 88 Lunes-Sábado 9-19h Contacto

Zona Vip

ver

Destino / Ficha de destino

Producto : Polinesia Francesa - Las Gambier - Destino turistico

Las Gambier

Presentación:

El archipiélago de las Gambier, constituido por la montañosa Mangareva y su cinturón de islotes, restos de bordes desprendidos de sus antiguo gigantesco cráter, está ubicado al extremo este del territorio polinesio. Poco visitado, es propicio para el cultivo de nacares, y cuenta con importantes granjas perleras.Es el archipiélago polinesio más alejado pero el viaje bien merece la pena. Mangareva, Akamaru, Aukena y Taravai son unas islas con un carácter sorprendente, labradas por unos paisajes muy diferentes de los de las otras islas de la Polinesia Francesa. Le hechizará el ambiente cultural místico y la riqueza de un patrimonio arquitectónico totalmente inesperado que hace que sea imprescindible visitar estas tierras situadas en el extremo del mundo.

Cuna del catolicismo polinesio, subsisten cientos de testimonios de la época de los misioneros a comienzos del siglo XIX monumentos históricos, yacimientos y vestigios de edificios religiosos situados en medio de una naturaleza exuberante. El más emblemático de estos edificios es sin duda la magnífica catedral Saint-Michel de Rikitea. Esta obra excepcional cuya construcción concluyó en 1848, fue enteramente restaurada en 2011. Los detalles de la arquitectura, tanto exterior como interior, son tan sorprendentes como con movedores. La finura del artesonado incrustado de nácar blanco y amarillo sólo es comparable con la sutileza del altar tallado con bloques de coral.

En las proximidades de la laguna se descubren los vestigios de la Propiedad del Rey Maputeoa, antiguo gran jefe de la isla, personaje pintoresco que no adoptó la fe cristiana hasta dos años después de la llegada de los misioneros y tras reflexionar profundamente. Entre otros monumentos o lugares podrá visitar su mausoleo, denominado los Inválidos de las Gambier por los misioneros, su vivero de tortugas y sus parques de peces, sin olvidar la modesta residencia Marau Tagaroa, rebautizada el Versalles de Mangareva.

La belleza insolente de la laguna de Mangareva se aprecia desde el punto culminante de la isla, el monte Duff, al cual podrá acceder por un sendero agradable, aunque un poco sinuoso, bordeado de pendientes cubiertas de vegetación. La Puerta de los Cielos ofrece entonces unas vistas grandiosas de las islas y atolones en una laguna fabulosa. Esta laguna preservada, espejo de los cielos donde residen divinidades de Mangareva como Tagaroa, Tu o Rao, alberga grandes cantidades de nácar que producen unas perlas de reflejos sin igual, muy valoradas en el mercado internacional y consideradas como las más hermosas de Tahití y sus islas.