+(34) 91 010 45 88 Lunes-Sábado 9-19h Contacto

Destino / Ficha de destino

Producto : Canadá - Destino turistico

Canadá...Explorar Canadá

Presentación:

Canadá es un auténtico tesoro de belleza natural y sofisticación cosmopolita. Este país de vastas proporciones irradia el irresistible encanto de una magnífica tierra con una intensa historia cultural y un esplendor incomparable y primigenio. Los dinámicos centros urbanos contrastan con los prístinos paisajes y albergan distintas culturas de los descendientes aborígenes, europeos y asiáticos para conformar un país acogedor de ciudadanos verdaderamente globales.
Canadá tiene mucho que ofrecer al viajero:
Churchill, Provincia de Manitoba - Visitas únicas para observar la mayor población de osos polares al sur del círculo polar ártico.
Mont-Sainte-Anne, Provincia de Quebec - Emoción cuesta abajo a poca distancia de la histórica ciudad de Quebec
Clinton, Provincia de Columbia Británica - El paseo a caballo es una de las actividades más populares de la zona oeste de Canadá
Churchill, Provincia de Manitoba - Pasar el día con las belugas mientras se alimentan y juegan
Isla de Quirpon, Provincia de Terranova y Labrador - Pasee en kayak entre los iceberg mientras estas montañas de hielo flotan hacia el sur.
Banff, Provincia de Alberta - Esquí de fondo en el inmaculado Parque Nacional de Banff
Parque Nacional de Gros Morne, Provincia de Terranova - Espectaculares acantilados y fiordos de la costa oeste de Terranova
Isla Bonaventure, provincia de Quebec - La vida tranquila de la isla le situada en medio de las aguas del Golfo de San Lorenzo.
Entre las principales ciudades canadienses se encuentran Charlottetown, St.John s, Saint John, Halifax, Quebec, Montreal, Ottawa, Toronto, Winnipeg, Regina, Saskatoon, Calgary, Edmonton, Vancouver y Victoria.

Canadá...Explorar Canadá

Columbia Británica

Columbia Británica es una belleza natural y le encanta exhibirse. Explora la costa oeste de Canadá, donde el Pacífico se encuentra con una ciudad bulliciosa y un bosque imponente; en donde las montañas ceden el paso a valles pintorescos y donde la vida urbana vibrante se fusiona con la naturaleza que la rodea.
Vancouver
El lugar en donde el horizonte de torres de cristal refleja la belleza del océano alrededor y las montañas costeras. El lugar en donde puedes nadar en la playa y explorar una montaña en el mismo día. El lugar en donde la cocina es de clase mundial y la vida nocturna es electrizante. La ciudad de Vancouver es espectacular por naturaleza.
Jardines Butchart
No es necesario ser un amante de las flores para disfrutar de los Jardines Butchart en la ciudad de Victoria. Todos los sábados, durante el verano, los jardines ofrecen muestras de arte local y entretenimiento, así como fuegos artificiales nocturnos; en Navidad, se puede disfrutar de la decoración conluces y durante todo el invierno, de una pista de hielo. Visita las aguas que rodean los jardines y acércate a su historia de los jardines en una embarcación amigable con el ambiente. O permanece en tierra y visita la hermosa fuente del dragón, hecha de bronce y granito, que fue donada por la República Popular de China y la Ciudad de Suzhou. Y claro, si eres amante de las flores, este sitio de 55 acres tiene una muy amplia gama de flora de fama mundial. Déjate envolver por el aroma de estos jardines.
Teleférico Sea-to-Sky
Squamish muchas veces ha sido llamada la capital del entretenimiento al aire libre, y el teleférico Sea-to-Sky Gondola responde perfectamente a ese nombre. El paseo de 10 minutos en el teleférico ofrece impresionantes vistas del estrecho de Howe, las montañas de los alrededores y el bosque. No te despegarás de la ventana observando a los alpinistas en su rocoso ascenso hacia Squamish Chief o las vistas únicas de las cataratas Shannon. La cima de la montaña puede indicar el término del recorrido, pero en realidad es el inicio de tu gran aventura. Disfruta los paisajes desde tres increíbles miradores, goza el senderismo y las caminatas, escala rocas y, si te atreves, atraviesa el puente colgante Sky Pilot, ubicado a casi cien metros de altura.
Museo Real de la Columbia Británica
Camina por la ciudad de Victoria en la década de los 20, observa un lanudo mamut en su hábitat y aprende sobre las máscaras ceremoniales de las Primeras Naciones del país, todo bajo el mismo techo. La historia natural y humana de la Columbia Británica se encuentra en exhibición permanente en el Museo Real de la Columbia Británica (The Royal BC Museum) en la ciudad de Victoria. El museo pretende no sólo exhibir su colección de artefactos y objetos –que suman unos 7 millones— sino que busca colocarlos (y a ti también) en los escenarios más realistas posibles. Si realmente quieres aprender sobre esta provincia y al mismo tiempo vivirla, no encontrarás fácilmente otro atractivo tan adecuado como este museo.
Whistler Blackcomb
En 2010 los ojos del mundo estuvieron puestos en Whistler Blackcomb, sede oficial de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno. Y si bien los juegos llegaron y se fueron, ¡todo lo demás sigue ahí! Erguidas una junto a la otra, están dos montañas absolutamente cubiertas de pistas de esquí y snowboard para todos los niveles, desde intrépidas para expertos, hasta suaves para novatos. Y cuando la larga temporada de esquí llega a su fin, la gente cambia sus tablas y esquís por bicis y senderos. Para relajarte después de un rato en la montaña, o relajarte sin siquiera haber salido a la montaña, puedes pasar el día en el spa y por la noche en uno de los espectaculares restaurantes de la villa. Pero si sólo vas a hacer una actividad, que sea el teleférico Peak 2 Peak. Mira hacia abajo, a más de 400 metros, a través del piso de cristal mientras recorres los 4.34 kilómetros que hay entre las dos montañas y que le permiten ostentar a este teleférico el récord de ser el más largo del mundo.
Puerto interior de Victoria
El Puerto de Victoria cuenta con mucha actividad durante todo el año. Alguna vez fue usado por las Primeras Naciones del país para botar sus canoas y actualmente son los yates, pequeños cruceros y transbordadores los que han convertido a este puerto en su hogar. Puedes rentar un kayak, ir a un tour para avistamiento de ballenas o subirte a un hidroavión, todo desde aquí. En tierra firme, dedícate a mirar a músicos y artistas mientras paseas tranquilamente por el muelle, o visita cerca de ahí los edificios del Palacio Legislativo y el histórico hotel Fairmont Empress. Y lo mejor de todo, puedes llegar directamente al puerto en un transbordador directo desde el estado de Washington, vía Port Angeles, Bellingham o Seattle.
Reserva del parque nacional Pacific Rim
Playas, bosques tropicales e islas rocosas conforman la increíble reserva del parque nacional Pacific Rim (Pacific Rim National Park Reserve). El parque de más de 500 kilómetros cuadrados realmente posee todos y cada uno de los escenarios que caracterizan la costa del Pacífico. Camina descalzo por los 16 kilómetros de Long Beach o enfúndate en un traje de neopreno para intentar surfear. También podrías llenar tu mochila con suministros para toda una semana y lanzarte por los bosques tropicales, los acantilados, las caídas de agua y las cuevas que hay a lo largo de los 75 kilómetros del sendero de la costa oeste. Escucha las historias que forman parte de la mitología de las Primeras Naciones Nuu-chah-nulth y luego sigue la huella de la historia al abrigo de un gigante árbol en el viejo bosque. El parque nacional Pacific Rim es un tesoro canadiense.
Parque Stanley
El Parque Stanley (Stanley Park) es el glaseado sobre un metafórico pastel en el centro de Vancouver. El parque, de 400 hectáreas, ofrece un escape hacia la naturaleza en medio del escenario urbano y tiene una enorme variedad de actividades que puedes realizar a lo largo del año. Camina por el famoso malecón para gozar de incomparables paisajes de la bahía Burrard, o adéntrate un poco para maravillarte con los árboles gigantes que habitan este bosque. Por la mañana te puedes asolear en las playas y por la tarde jugar golfito. También podrás pararte junto a enormes tótems y aprender sobre las Primeras Naciones que vivieron en esta tierra. O puedes almorzar en alguno de sus tantos restaurantes y luego ir al acuario a pasar el día. El Parque Stanley ha sido el atractivo estrella de Vancouver por más de 125 años y nada lo va a detener, seguirá siéndolo.
Isla Granville
No, bajo los puentes no sólo viven duendes. Debajo de uno de los principales puentes cerca del centro de Vancouver encontrarás un lugar único donde cenar, ir de compras y divertirte. La isla Granville (Granville Island) es una comunidad energética plena de artesanos que crean regalos únicos, apasionados chefs que comparten los frutos de su labor y músicos en ciernes que perfeccionan su arte. En la isla siempre está sucediendo algo. Puedes pasar sólo por una cerveza o dedicar el día entero a recorrer sus tiendas, consentir tus sentidos en el mercado público o simplemente a disfrutar del entretenimiento. Cualquier cosa que hagas, no dejes de visitar este lugar.
Parque del puente colgante de Capilano
Supera tu miedo a las alturas con estilo y con la ayuda del puente colgante de Capilano (Capilano Suspension Bridge) que mide casi 140 metros de largo y está suspendido 70 metros arriba del caudaloso río Capilano. Una vez que hayas conquistado este gran puente, los senderos del Cliffwalk (una serie de caminos adosados a la pared del acantilado) no se verán tan atemorizantes, ¿verdad? Y después de esas dos experiencias, Treetop Adventure (aventura sobre las copas de los árboles), con siete puentes colgados de abetos Douglas de 250 años de edad a poco más de 30 metros del suelo del bosque, será pan comido. Tú nos entiendes. El parque del puente colgante de Capilano es un lugar que reboza adrenalina en hermosos ambientes naturales.
Acuario de Vancouver
Hogar de más de 50,000 criaturas, el Acuario de Vancouver (Vancouver Aquarium) bien podría ser el parque de juegos ideal para los amantes de los animales. Desde amigables nutrias marinas hasta brillantes medusas, acércate y familiarízate con la vida silvestre de todo el planeta. Pasa a saludar a Chester, una joven orca negra que fue rescatada por el equipo del acuario y ahora se dedica a nadar feliz junto a Helen, un delfín del Pacífico de lados blancos que también fue rescatado. O compra boletos para algunos de los eventos que se celebran fuera del horario normal del acuario y disfrútalo con una copa en la mano y sin niños corriendo por todos lados. Ah, y no te olvides de buscar a Nemo.

Alberta

Descubre los lagos prístinos turquesa, esquía las Montañas Rocosas, descubre los fósiles de dinosaurios en los Badlands o empápate con la vibra de la ciudad dinámica de Edmonton y Calgary, reconocidas por su gastronomía, cultura y festivales.
Muchas de las mejores atracciones de Alberta son un legado del poder de la naturaleza, desde los glaciares ancestrales que coronan las Montañas Rocallosas, hasta los cañones, cascadas y lagos formados por sus ancestros. Para quienes preferimos experiencias más urbanas, no crean que en las dos principales ciudades de la provincia hay escasez de atracciones, ¡para nada!
Lago Louise y Lago Moraine
El parque nacional Banff es el hogar de los lagos más bellos del mundo. Primero, el Lago Moraine es un lago alimentado por glaciares que se localiza en el Valle de los diez picos. Renta una canoa y deslízate a través de sus aguas azul brillante, color que proviene del limo que arrastra el agua desde el glaciar. Si hay buen clima, toma tu cámara y emprende una agradable caminata por la orilla, disfrutando al contemplar las increíbles cimas de las montañas que rodean al lago. El más famoso de los dos lagos, sin embargo, probablemente sea el pintoresco lago Louise. El azul turquesa del lago reposa frente a una cadena montañosa y el glaciar Victoria, convirtiéndolo en una verdadera imagen de tarjeta postal. Puedas remar en el lago, recorrer un sendero por la orilla o, simple y sencillamente, hacer lo mismo que han hecho miles de persona antes que tú: tomar fotos. Aunque está muy cerca de la ciudad de Calgary, y podría ser un excelente viaje de un día, mucha gente decide quedarse en los alrededores en el impresionante Fairmont Chateau Lake Louise.
Lago Minnewanka
El lago más grande del parque nacional Banff, el Lago Minnewanka tiene 13 millas de longitud y se requiere de un recorrido de una hora en lancha para verlo desde todos sus ángulos. Claro, también hay muchos senderos alrededor de este lago glacial que ofrecen hermosas postales de las plácidas aguas azul verdosas. Más allá de la belleza natural, Minnewanka también es rico en historia. Fue llamado “lago de los espíritus” por los aborígenes, quienes cazaban y vivían en sus orillas hace unos 10,000 años. Alrededor del lago todavía puedes encontrar alces, venados bura, cabras de montaña y osos, que constituían la alimentación de esos pueblos.
Cascadas Athabasca
Fue un glaciar el que lentamente se fue haciendo camino a través de las piedras y formó el cañón en el que hoy en día se encuentran las cascadas Athabasca. Ese mismo glaciar ahora provee el agua que cae 23 metros pies en el parque nacional Jasper. Veintitrés metros podría considerarse no muy alto, pero lo que le falta de altura lo tiene de fuerza. Hay senderos definidos que te llevarán hasta puntos de observación donde te podrás asomar al cañón, sentir la brisa del agua en la cara y ver de primera mano la verdadera fuerza de la naturaleza en acción, todo de forma segura.
Cañón Maligne
El cañón Maligne, con casi 50 metros de profundidad, también en el parque nacional Jasper, es un lugar para visitar en el verano. Es el hogar de fósiles, caídas de agua, animales inesperados y una vida vegetal exuberante. Emprende un tour autoguiado, para atravesar el cañón por alguno de los cuatro diferentes puentes, cada uno con una vista propia y excepcional. Pero quizás desees esperarte hasta el invierno; esta atracción turística realmente se conviercte en algo de otro mundo cuando la temperatura cae por abajo del punto de congelación. Ponte tus zapatos para nieve más resistentes, métete al cañón congelado y procura no quedarte con la boca abierta.
Carretera Icefields y aventura en el campo de hielo Columbia
Érase una vez que las majestuosas montañas de las Rocallosas canadienses estaban cubiertas de nieve. Todavía quedan algunos restos de hielo sobre estas montañas, y un viaje a lo largo de la carretera Icefields te lleva directamente a la puerta de entrada. Más de cien glaciares se asientan a lo largo de este camino escénico entre Jasper y el lago Louise, cada uno más impresionante que el anterior. ¿Y cuál es la estrella del show? El campo de hielo Columbia, el más grande de las Rocallosas. Para ver este campo de hielo en todo su esplendor, te aconsejamos tomar el tour Glacier Adventure. Te subirás a un Ice Explorer, enorme vehículo parecido a un autobús específicamente diseñado para aguantar el terreno del campo de hielo, y te dirigirás hacia el glaciar Athabasca. Camina sobre el hielo y bebe agua glacial. Luego, dirígete al Glacier Skywalk, un camino al borde del acantilado en el que sólo un vidrio te separará del desfiladero, a una profundidad de 280 metros.
Museo Royal Tyrrell
Alrededor de 75 millones de años atrás, el pueblo de Drumheller, Alberta, a hora y media al noreste de Calgary, era un hervidero de dinosaurios. Lo que convirtió a Drumheller en un hervidero de fósiles de dinosaurio y que, finalmente, motivó la creación del museo de paleontología Royal Tyrrell. El museo se localiza en las Badlands canadienses, donde colecciona, conserva y presenta la historia paleontológica (léase: dinosaurios) de la región. Con uno de los mayores esqueletos de dinosaurio en exhibición en el mundo y más de 160,000 piezas individuales, el museo Royal Tyrrel es un punto obligado tanto para los amantes de la ciencia como para los fans de Parque Jurásico.
Centro nacional de música
El Centro nacional de música de Calgary, con base en el Studio Bell próximo a inaugurarse, es una organización nacional dedicada a todos los asuntos que tengan que ver con la música. Lo que, por supuesto, incluye presentaciones musicales que se llevan a cabo en un espacio con 300 localidades. Pero también incluye grabaciones musicales, en alguno de sus muchos estudios con lo último en tecnología; se realizan estudios sobre la música y la tecnología musical; y, por supuesto, incluye la promoción de la educación musical y de la historia, con la ayuda de más de 2,000 instrumentos musicales y 22,000 pies cuadrados de exhibiciones que cuentan la historia de la música en Canadá. En otras palabras, si eres un melómano, el Centro nacional de música es un lugar donde podrás vivir tu pasión y encontrar personas con quienes tendrás mucho por compartir.
WinSport
¿Alguna vez has estado viendo los juegos Olímpicos y te has dicho “me gustaría intentar eso”? WinSport, en Calgary, es tu oportunidad para hacerlo. WinSport es el encargado de la operación del parque Olímpico de Canadá, una de las instalaciones principales en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1988. El sitio ahora funciona por partida doble, es un centro de entrenamiento de clase mundial y un parque de aventuras, donde te puedes subir a la tirolesa sencilla más rápida y larga de Norteamérica, desde lo alto de un salto de esquí, o tomar asiento en un bobsled y deslizarte por la pista que volvió famoso al equipo de bobsled de Jamaica. Luge, ciclismo de montañas y paredes para escalar, de todo hay en este lugar pleno de adrenalina.
River Valley de Edmonton
El River Valley de Edmonton es el parque urbano más grande de Norteamérica. Con sus 18,285 acres, es 22 veces el tamaño de Central Park en Nueva York. Para decirlo adecuadamente, el valle contiene 22 grandes parques, siendo cada uno de ellos sede de múltiples actividades al aire libre y de todo el espacio verde que puedas desear. Puedes andar en bici, caminar, trotar, hacer caminata sobre nieve con raqueta o esquiar en sus más de 90 millas de senderos. Para tener una perspectiva diferente del parque, puedes tomar un tour en Segway o enfilarte al río North Saskatchewan en una canoa, en kayak o en tabla. ¿Prefieres acostarte sobre una manta en el parque y hacer un día de campo? Hay asadores públicos que puedes utilizar. Si te gusta escapar de la ciudad y pasar un día en la naturaleza, River Valley de Edmonton es para ti.
West Edmonton Mall
¿Cuántos centros comerciales pueden presumir que tienen el parque de diversiones bajo techo más grande, el lago bajo techo más grande, la piscina de olas bajo techo más grande, una pista de hielo y un zoológico? Ah, ¿y más de 800 tiendas y 1000 locales de comida? Sólo uno. El West Edmonton Mall, con unos 5.3 millones de pies cuadrados, es el centro comercial más grande de Norteamérica y se dice que tiene el tamaño de una ciudad pequeña. Ya sea que quieras aprender a patinar, jugar golfito, subirte a una montaña rusa o, simplemente, estar de compras todo el día, nunca te faltara qué ver o hacer en este enorme mall. De hecho, podrías pasar el fin de semana completo en West Edmonton Mall, y sólo conocerías un poco y por encima de todo lo que hay por descubrir.

Saskatchewan

Tierra de praderas. 100,000 lagos y ríos. Un cielo que nunca termina. El espíritu único de Saskatchewan surge a la vida a través de sus ciudades, comunidades y campos. Descubre restaurantes auténticos, pesca en agua dulce de clase mundial, haz canotaje, excursión a pie, acampa y monta a caballo.Algunos de los más bellos parques nacionales del país, lugares emblemáticos en la historia de las Naciones originarias y grandes aventuras al aire libre constituyen las mejores atracciones turísticas de Saskatchewan.
Centro del Legado de la Real Policía Montada de Canadá (RPMC): Hogar de los Mounties
Cuando se habla de los íconos de Canadá, siempre estarán ahí los Mounties (como se le conoce coloquialmente a la RPMC) al mismo nivel que los castores y la cortesía, sin embargo son mucho más que trajes rojos y tradicionales sombreros. La Real Policía Montada de Canadá es la muy respetada fuerza policiaca nacional de Canadá, que ha ayudado a proteger el país y definir su identidad desde 1873. Su legado se encuentra desplegado en el RPMC Heritage Centre, localizado cerca de la Estación de la RPMC donde se entrenan y capacitan todos los Mounties. El centro hace uso de exposiciones, multimedia y muchas más cosas para resaltar la rica historia de la RPMC. Cierre tu visita con broche de oro con el Desfile del Sargento Mayor, donde el personal de práctica demuestra cómo es el trabajo de los cadetes en el pase de lista, las inspecciones y mucho más.
Parque interprovincial Cypress Hills
No, no es la sede del rap ni del hip hop. El parque interprovincial Cypress Hills es una atracción turística obligada para los amantes de la vida al aire libre. El parque se localiza en la esquina suroeste de Saskatchewan y se le llama así por la colina Cypress Hills que se yergue 1,900 pies sobre el terreno. Acantilados, miradores y senderos en el bosque, todos a tu disposición para ser disfrutados y explorados. El área es una reserva de cielo oscuro (dark sky preserve, DSP), lo que significa que casi no hay luz artificial que te pueda impedir una increíble vista de estrellas, planetas y satélites en el cielo nocturno. Ve a acampar, pescar, hacer senderismo, tirolesa, navegar en canoa, esquiar e incluso a jugar golf. Prueba una nueva carrera como vaquero en un rancho ganadero o como paleontólogo, examinando huesos de dinosaurios. Visita los restaurantes locales o las bodegas vinícolas de Cypress Hills. Realmente no hay forma de describir en un párrafo todo lo que este lugar puede ofrecerte. Vas a tener que ir para que lo veas por ti mismo.
El río Churchill
Durante siglos, el río Churchill fue usado por las Naciones originarias como una ruta para viajes y comercio. Cuando los exploradores y viajeros comenzaron a visitar la región, el río siguió sirviendo para lo mismo. Actualmente, el río Churchill es donde los aventureros pueden lanzarse por los rápidos y generar recuerdos que les duren toda la vida. El poderoso cauce está lleno de rápidos y caídas que atraen a remeros de todo el mundo. El río conecta varios lagos principales y lugares naturales emblemáticos, incluyendo las cataratas Nistowiak, la caída de agua más alta de Saskatchewan. También es un excelente lugar para intentar ver alces en sus litorales y águilas calvas pasando sobre tu cabeza, o probar cómo anda tu brazo y con pescar con caña un lucio o alguna otra de las tantas especies que ahí viven.
Parque nacional Príncipe Alberto
Nombrado como uno de los “50 lugares para toda la vida” de Canadá por National Geographic, el parque nacional Príncipe Alberto es uno de los parques más populares del país. Con cerca de 1,500 millas cuadradas no vas a poder ver todo en una visita, pero varios recorridos en auto te permitirán experimentar muchos de los aspectos más destacados del parque, como bisontes deambulando libremente por las planicies. Luego, deja el auto y realiza una caminata guiada o aventúrate por tu cuenta en bicicleta, lancha o esquís (o por qué no, hasta en wakeboard). Podrás nadar y asolearte en alguno de los lagos y las seis playas existentes, o hacer un viaje en canoa para visitar la cabaña del famoso conservacionista Grey Owl (Búho Gris), cuya historia fue llevada en 1999 a la pantalla en una película con el mismo nombre y protagonizada por Pierce Brosnan.
Lago Little Manitou
¿Cómo te suena una combinación de un día de spa y natación? Eso es lo que tenemos para todos los visitantes del lago Little Manitou. Este lago único está lleno de agua salobre que aparentemente posee propiedades para el cuidado de la piel y el cuerpo, no muy diferente al Mar Muerto en Israel. Estas propiedades tienen su origen en la concentración de sales minerales, magnesio, sílice y potasio, entre otros minerales que hay en el agua. Ve a flotar o a rejuvenecer tu cuerpo. Ya que te sientas mejor, puedes disfrutar todas las atracciones de la comunidad que está en los alrededores, desde golf, hasta vela e incluso shopping.
Parque nacional Grasslands
Cuando te imaginas unas praderas, amplias extensiones llenas de verde pasto, como un mar verde, manadas de bisontes… lo que en esencia tienes en mente es el parque nacional Grasslands. Uno de los dos parques nacionales de Saskatchewan, Grasslands es un excelente lugar para vivir lo que es una pradera conservada y encontrar tu hogar en las montañas. Toma un safari de la pradera que te llevará muy cerca de bisontes, mochuelos, águilas, antílopes y perritos de la pradera de cola negra. Visita una excavación arqueológica y aprende de un paleontólogo, ensilla un caballo y únete a un vaquero en su labor a campo abierto. Camina por la ruta 70 Mile Butte, que sube 328 pies sobre la planicie, y termina la noche con una vista de las estrellas sin obstáculo alguno, ya que el parque está diseñado como una reserva de cielo oscuro. Cerca de la frontera con el estado de Montana, el parque es una parada obligada para los viajeros que por ahí pasan.
Parque patrimonio Wanuskewin
Por más de 6,000 años, el parque patrimonio Wanuskewin fue el lugar de reunión de los pueblos indígenas de las planicies del norte. Mucho antes de las pirámides, del Panteón de Roma o de la Gran Muralla China, los primeros pueblos de Saskatchewan se reunían aquí para cazar búfalos, alabar y celebrar. Ahora, el parque es un lugar para aprender sobre esa cultura y esa historia. Explora los senderos informativos que serpentean a través del valle. Visita las excavaciones arqueológicas llenas de aros de tipis, montículos funerarios de piedras, fragmentos de cerámica, huesos de animales y mucho más. Quédate a pasar la noche en un tipi y escucha las historias tradicionales junto a la fogata mientras saboreas un té y un bannock. Wanuskewin realmente es una oportunidad increíble para adentrarte en la cultura de los pueblos ancestros.
Posada del lago Selwyn
La Posada del lago Selwyn es un lugar pescadores al que sólo se llega por avión; ubicada en el paralelo 60, en el área salvaje del norte de Saskatchewan. No dejes que su ubicación te asuste; bien vale la pena el vuelo para cualquier pescador. El lago es el hogar del legendario trofeo de pesca, cada vez que lanzas una línea al agua, tienes la posibilidad de que pique un lucio, una trucha de lago o un enérgico tímalo ártico. Aunque no seas muy propenso a la pesca, esta Posada ofrece excursiones a las dunas de arena de Athabasca. Las extraordinarias dunas alcanzan los 30 metros de altura, se extienden por más de 60 millas y son el hogar de una magnífica variedad de animales silvestres y raras especies de plantas.
Excursiones Sundog
¿Quieres dejar la ciudad atrás? Explora en invierno el millón de acres de tierra salvaje del bosque boreal al norte de Saskatchewan en un trineo tirado por perros en las Sundog Excursions. Aprende a poner el arnés y a guiar a los huskies cuando van tirando del trineo a lo largo de un hermoso camino. Divisa linces, búhos y alces. Ponte las raquetas de nieve y sigue el rastro de los zorros. Escucha el aullido de los lobos en medio de un sereno bosque arbolado. Comprende mejor este ecosistema único al tiempo que lo recorres acompañado de un imaginativo intérprete de la naturaleza. Pasa las noches en una posada de 4 estrellas y cena alce, bisonte y bayas Saskatoon, o si prefieres puedes dormir de forma rústica entre árboles cubiertos de nieve en una tienda como la de los tramperos, calentada por una estufa de leña.
Galería de arte moderno Remai de Saskatchewan
Si no puedes hacer tu viaje a Saskatchewan este año, quizás vayas a salir beneficiado por la espera, en el 2017 abrirá un nuevo museo justo a la orilla del río South Saskatchewan en Saskatoon. La Galería de arte moderno Remai de Saskatchewan será algo arquitectónicamente espectacular, pues incluso antes de que la construcción empezara ya había ganado un premio de la revista Canadian Architect. La colección de museo será igualmente impresionante, ya que presentará la colección más completa de linograbados de Picasso, así como 23 de sus obras en cerámica. Si buscas una razón para visitar Saskatchewan el próximo año, ya la tienes.

Ontario

Ontario es un caleidoscopio de las fascinantes comunidades urbanas y la increíble vida salvaje. Explora los parques nacionales y los Grandes Lagos y descubre la excitante ciudad de Toronto y la cálida hospitalidad de la capital de Canadá, Ottawa.
Toronto
El epicentro de la vida urbana canadiense, Toronto, o mejor conocida como la 6ix, es todo lo que se espera de una ciudad de clase mundial. Disfruta de la cocina vanguardista en la Queen Street West, haz compras en el barrio de moda Yorkville, sumérgete en el Kensington Market y luego ve un partido de la MLB, NBA o NHL. Siente la energía vibrante del pulso de Toronto a través de sus barrios coloridos, te fascinará.
Como se mencionó, Toronto es la ciudad más grande Ontario y de todo el país. Toronto no necesita presentación. La gente conoce sus lugares emblemáticos, desde la CN Tower hasta el zoológico de Toronto. Conoce sus atracciones culturales, desde el Festival Internacional de Cine de Toronto hasta la Galería de Arte de Ontario. Sabe que es un centro gastronómico y de vida nocturna, que está a la vanguardia de la moda y que posee grandes opciones de shopping, y que es el lugar donde te puedes encontrar grandes atletas y grandes estrellas en la misma noche (¿quién no ha visto a Drake en un juego de los Raptors?). Toronto tiene todas las atracciones y eventos de una gran ciudad, es diversa y multicultural, y es accesible y cercana a los Estados Unidos. No es de sorprender que el New York Times la haya señalado como uno de los mejores lugares a visitar en 2016.
Windsor
Justo al otro lado del agua, desde Detroit, está Windsor, otra ciudad con una rica historia automotriz, un fuerte amor por los deportes y donde se reconoce lo que es una buena vida nocturna. Visita el Club del centro del legado canadiense (Canadian Club Heritage Center), antigua sede de quienes hacían whisky, desde donde Al Capone alguna vez mandó suministros durante la época de la prohibición. Prueba suerte a ver si sacas un triple siete en el Caesars Windsor, el resort-casino más grande de Canadá, antes de dirigirte a Ouellette Avenue a pasar una noche en la ciudad en uno de sus 50 bares, clubs y lounges. Vete de compras al enorme mall Devonshire, donde tiendas de grandes marcas cubren 1.1 millones de pies cuadrados junto a un gran cine y un gimnasio. O realiza tu rutina de ejercicio al aire libre y recorre en bicicleta el popular camino Windsor Riverfront, que se extiende 5 millas a lo largo del río Detroit. Con tanto que ofrecer, Windsor es una visita obligada en el sur de Ontario.

Ottawa
La ciudad capital de Canadá tiene más que ofrecer que sus sitios nacionales importantes, sus famosos paisajes como el Rideau Canal y sus museos que albergan impresionantes colecciones nacionales. Esta ciudad dinámica y caminable es famosa por su gente jovial, una increíble oferta gastronómica y su belleza natural. Ven y conócela por ti mismo.
La capital de Canadá, Ottawa, tiene una extensa oferta cultural y experiencias canadienses únicas, todo dentro de un escenario urbano. Una escapada a Ottawa puede incluir la colina del Parlamento, el Museo de guerra canadiense y la Galería Nacional de Canadá (lo que podría llamarse “un viaje de principiantes”); puede incluir patinaje en el canal Rideau, cena en el mercado ByWard y un masaje en el Nordik Spa-Nature (lo que podría llamarse “un viaje de enamorados”); puede incluir ballet en el Centro nacional de las artes, baile en el RBC Royal Bank Bluesfest y una noche completa visitando diferentes clubs de moda (lo que podría llamarse “un paseo cultural”). Sea cual sea tu ideal de escapada urbana, Ottawa lo tiene.
Cataratas del Niágara
Sí, una visita a las cataratas del Niágara generalmente culmina con un viaje húmedo a lo largo de esta maravilla natural que te deja sin aliento. Pero la ciudad tiene mucho más que ofrecer. Puedes encender tus sentidos en los restaurantes de chefs famosos en todo el mundo, como Jamie Kennedy y Massimo Capra. Puedes ensayar tu cara de póker en dos casinos o saltarte el juego y disfrutar de un concierto. Puedes comprar hasta el cansancio en sus outlets, ver una comedia, visitar museos, deambular entre miles de mariposas o pasar el día en el área vecina en un tour vinícola o jugando golf. Niagara Falls es un verdadero centro urbano y el destino perfecto para una rápida escapada hacia Canadá.
Aunque en la región hay mucho más que las cataratas, un viaje a Niágara no estaría completo si no las visitas. ¿Y por qué no? El sonido del agua a medida que te vas acercando, la brisa en la cara cuando volteas 50 metros hacia arriba ante una verdadera maravilla natural y la magnitud de la fuerza de las cataratas hace que lo sientas hasta la médula de los huesos… todo esto es algo de lo que nunca nos cansaremos
Para disfrutar de las cataratas del Niágara hay muchas opciones para escoger.
Tomar un crucero en barco para tener una vista realmente cercana y empapada es la forma más clásica. Ponte tu poncho, súbete al mirador del catamarán Hornblower y haz el tour por el Great Gorge, las cataratas Americanas, las cataratas Velo de Novia y las cataratas Herradura de Caballo, todo desde abajo. Espérate a que se haga de noche y observa cómo se llenan de color en el recorrido especial “Illumination Night Cruise”.
Si disfrutaste estar frente a las cataratas, por qué no ir detrás de ellas. En el Journey Behind the Falls te subes a un elevador y bajas casi 46 metros a través de la roca hasta tu destino por abajo del borde del cañón, justo en el corazón de las cataratas del Niágara. Una rápida caminata a través de un túnel y ya estás parado justo detrás de una pared con una caída libre de agua de más de 13 pisos; no hay una vista como ésta.
Después de verlas por el frente y desde atrás, ¿qué nos falta? ¿Qué tal verlas desde arriba? No vas a encontrar una forma más emocionante de experimentar las cataratas del Niágara que desde la cabina de un helicóptero. Súbete al Niagara Helicopter y vuela lo más cerca posible de la estruendosa agua en un tour personal. Que no se te olvide la cámara.
Helicópteros en el Niágara Crédito: Mike Reyno
Si lo que buscas es una espectacular vista de las cataratas del Niágara, la extraordinaria Skylon Tower te permite disfrutar de un escenario a 235 metros por arriba de la acción. Miradores interiores y exteriores, así como dos salones ofrecen una vista fantástica de esta maravilla natural y más allá, con unas vistas que se extienden por 80 millas.
Más allá de las cataratas, la región está llena de razones para estar al aire libre.
Si eres de los que aman el golf, el área posee una de las más grandes colecciones de campos de golf. Hay 48 campos de los cuales puedes escoger, así que está garantizado que encontrarás el que te guste. Si no sabes por dónde empezar, súbete al Niagara Golf Trail, una ruta que te llevará por los siete mejores campos de la región.
Para una experiencia al aire libre pero relajante, dirígete a la región de la costa sur del Niágara y pasa el día tomando el sol en una de las 8 bellas playas del lago Erie. Quienes adoran el agua también deberían visitar Port Colborne. Nombrado como el principal pueblo pesquero de la red de pesca mundial (World Fishing Network’s Ultimate Fishing Town ) en 2013 es un gran lugar para pescar trucha, salmón, lucio y perca, o simplemente relajarte con un línea en el agua.

¿Quieres acelerar tu frecuencia cardiaca? En Niágara hay cientos de millas de senderos para ciclismo, desde caminos serpenteantes hasta retadoras colinas, y todo lo que quepa en medio. Opta por una sencilla ruta ciclista a lo largo del sendero Welland Canals Parkway Trail, bordea viñedos cuando tomes el sendero Niagara River Recreation Trail o vete por parte por la extensa ruta Greater Niagara Circle Route, un popular destino para ciclistas entusiastas.
Del ciclismo regresamos al senderismo. La Cuesta de Niágara (Niagara Escarpment) —una reserva de la biósfera de la UNESCO— es un favorito de los fans del senderismo y las caminatas en la naturaleza. Dirígete al sendero Bruce Trail, la vereda más antigua y larga de Canadá, para sumergirte en la naturaleza a tu propio ritmo.
Aunque no se trata de senderismo, la caminata White Water Walk es una increíble forma de vivir uno de los más salvajes rápidos. Camina por la pasarela y disfruta de los increíbles remolinos de los rápidos (los Whirlpool Rapids), donde la rapidez con que se mueve el agua crea olas de 3 a 5 metros de altura.
Degustación y cata en Niágara
¿Te gusta visitar sótanos, catar vinos, degustar y descubrir los maridajes perfectos? Niágara es el paraíso de un amante de los vinos, ya que la región es el hogar de más de 80 bodega vinícolas. De ellas, 30 se encuentran en el área de Niagara-on-the-Lake, nombrada por TripAdvisor como el destino número 1 en cuanto a vino y comida en Canadá. El área también es sede el Icewine Festival, una celebración anual de dos semanas de la más típica bebida canadiense. Pruébala, disfrútala con la comida local y averigua dónde se hace.
Al hablar de la cocina local, Niágara está llena de grandes lugares para comer que se surten con ingredientes locales. Ya sea que vayas caminando por la calle en busca de un bocadillo, estés celebrando en un restaurante elegante, o sólo quieras algo para acompañar tu vino, no tendrás problema en encontrar algo que satisfaga tu gusto.
Como lo mencionamos, Niagara-on-the-Lake tiene gran reputación por su alta cocina, y 14 restaurantes de la zona se han reunido para crear Signature Kitchens: “un grupo culinario que celebra el gozo de la cocina loca, artesanal y de temporada”. Pasa por Riverbed Inn para que disfrutes de la cocina del campo con vista a los viñedos locales; come carnes y mariscos en el the Cannery Restaurant o prueba el menú del bistró the Epicurean.
¿Dónde comer después de un día por las cataratas? Para una comida con vista, busca una silla justo encima de las cataratas Herradura de caballo en Elements on The Falls. Justo del otro lado de esta maravilla natural, consiente tus sentidos con una comida del renombrado chef Massimo Capra en el Rainbow Room. O ve al Windows by Jamie Kennedy, en donde podrás disfrutar de una cocina “de la granja a la mesa” y desde el piso 13 tendrás una maravillosa vista de las cataratas.
¿Quieres una cena gourmet al mejor precio? Ve a Benchmark, donde los estudiantes del Instituto de Alimentos y Bebidas Canadienses de la Universidad de Niagara (College’s Canadian Food & Wine Institute) perfeccionan su oficio. O cocina tú mismo tu propia comida, en la escuela de cocina Wine Country Cooking School.
Mercado de granjeros en Niagara-on-the-Lake
Finalmente, si estás planeando un picnic, acude a uno de los muchos mercados de granjeros distribuidos por toda la región, donde encontrarás las mejores frutas y verduras, panadería e ingredientes locales.
Ahora que ya estamos bien comidos, ¿qué clase de entretenimiento deseas?
¿Eres apasionado de las artes escénicas? Ve al Shaw Festival, una compañía productora que crea un flujo constante de musicales, dramas y comedias que no te querrás perder. Para una mezcla de teatro, danza, música y comedia, dirígete al First Ontario Performing Arts Centre de St. Catharines. O para una experiencia de entretenimiento un poco más ligera, disfruta de un show en Yuk Yuk’s Comedy Club o teatro con cena en Oh Canadá Eh?, un musical alegre enfocado en los íconos y estereotipos canadienses.
Festival de teatro Shaw en Niágara
¿Te gusta aprender? Viaja hacia atrás en el tiempo en el museo de historia Niagara Falls. Ve a Fort George, cuartel general de la División Central de la Armada Británica durante la Guerra de 1812. Observa a los soldados vestidos con casacas rojas disparar mosquetes, o incluso dispara uno tú mismo. O sigue la ruta cultural y de arte de la costa sur de Niágara (Niagara’s South Coast Arts & Culture Route) y salta de una galería a un estudio a un museo.

¿Amas las compras? Visita los outlets Canada One Brand Name o la Outlet Collection at Niagara y sal de ahí con una buena oferta.
¿Te gustan los juegos de cartas? Niágara tiene dos casinos de clase mundial, uno de los cuales, el Niagara Fallsview Casino, es el más grande de Canadá, así que siempre podrás encontrar un lugar en la mesa. También puedes irte hacia el sur, al hipódromo Fort Erie y probar suerte con los caballos.
¿Te quieres sentir de nuevo como niño? Da un paseo por el museo de cera, casas encantadas y una galería de juegos en la “Calle de la Diversión” en Clifton Hill.
Thunder Bay
Thunder Bay es una ciudad a orillas del lago de agua dulce más grande del mundo, el lago Superior. Como te podrás imaginar, tanto lugareños como visitantes se aprovechan de la bella naturaleza que existe en este gran patio trasero. Pasa el día en Sleeping Giant, un parque provincial con montones de senderos para explorar, vida silvestre que observar y unas vistas increíbles para gozar. O dirígete a Kakabeka Falls y contempla el agua caer 130 pies hasta un accidentado cañón y escarpados acantilados que se levanta 325 pies desde la base del cañón. Con toda esta naturaleza tan cerca de la ciudad, algunas veces pasa desapercibido el entretenimiento que hay dentro de la ciudad, pero Thunder Bay es un lugar donde podrás disfrutar del bello arte aborigen, de una obra de teatro de primera, de opciones para comprar y comer y, en general, gozar la vida de en ciudad no tan grande.
Hamilton
Galerías de arte, producciones cinematográficas, estudios de grabación… son algunas de las señales que te revelan que has llegado a Hamilton. La ciudad es un modelo de cultura de la costa oeste del lago Ontario, un lugar donde los artistas y los amantes del arte, los intérpretes y los públicos, se unen para disfrutar mutuamente su compañía. Visita la Galería de arte de Hamilton, la tercera galería pública de arte más grande de Ontario, o el Museo de Arte McMaster. Escucha a algunos de los más grandes músicos del mundo en el FirstOntario Centre o descubre el nuevo talento local en el festival de arte y música Supercrawl. Si estás ansioso por salir del centro de la ciudad, también puedes explorar más de 100 caídas de agua en el Niagara Escarpment, o disfrutar de los 1,000 animales que podrás ver en el African Lion Safari. Hamilton es una ciudad que sorprende.

Quebec

Enamórate de Quebec, en donde la calidez del mundo antiguo se combina con una forma de vida cosmopolita. Piérdete en la magia de Montreal y la ciudad de Quebec, toma un crucero por el río St. Lawrence y explora cada esquina de esta hermosa e histórica provincia.
Montreal
El lugar donde la historia y la innovación se fusionan. Montreal es una mezcla fascinante de eras antiguas, culturas diversas, idiomas y gastronomía, que sirven una fusión de experiencias únicas en Norteamérica. Montreal es el lugar donde la fotografía relata una historia y cada historia es hermosa.
Ciudad de Quebec
Camina por las calles empedradas que sostienen 400 años de historia y siente el romance del viejo mundo y el ambiente europeo de la Ciudad de Quebec. Navega en un kayak el río St. Lawrence o camina por un puente suspendido sobre una enorme cascada de 80 metros de altura. Enamórate del encanto histórico y de la belleza natural de la Ciudad de Quebec.
Un safari y un hotel hecho de hielo se mezclan con maravillas históricas y naturales en la provincia más grande de Canadá.
El Museo de Historia de Canadá
El Museo de Historia de Canadá es uno de los museos más antiguos del país, que data de 1856. También es el museo más visitado del país, con 1.2 millones de visitantes al año. ¿Por qué tanta gente lo visita? Los 4 millones de artículos del museo de Gatineau siguen la historia del país y del mundo, empezando hace 20,000 años. En el Grand Hall, descubre la historia, la cultura y las creencias de las Primeras Naciones de Pacífico de Canadá en un escenario hermoso con vista al Río Ottawa y al Parliament Hill. Observa los tótems espectaculares junto a las casas de los nativos, antes de pasar al First People’s Hall para conocer más sobre las raíces de los Aborígenes de Canadá. Asegúrate de saber cuáles son las exposiciones temporales que se están presentando y ve a la sala de cines CINE+ 3D para ver una película.
Quartier du Petit Champlain
Los visitantes de la Ciudad de Quebec hablan sobre su encanto europeo y el mejor ejemplo de esto es el distrito de Petit Champlain (Quartier du Petit Champlain), uno de los barrios más viejos en Norteamérica. Camina las calles empedradas angostas y visita las muchas boutiques y tiendas para un llevarte un suvenir a la moda. Deja que tu olfato te guíe a uno de los muchos restaurantes y bistrós y asegúrate de hacerte un espacio para no perderte uno de los postres locales en La Petite Cabane à Sucre.
Mont-Tremblant
Ubicado en las pintorescas Montañas Laurentian de Quebec, Mont-Tremblant es uno de los destinos de esquí más reconocidos en la provincia. Mucha nieve natural y unos de los mejores sistemas para hacer nieve en el mundo hacen posible que los snowboarders y los esquiadores disfruten de una temporada larga y feliz. Si no te hace tan feliz descender de una montaña, hay varias actividades durante todo el año que vale la pena hacer en tu viaje. Agarra tu gorra y vete a patinar, a subirte en una moto nieve, a hacer snowshoeing o a pasear en un trineo con perros. O, cuando es época de calor, emprende una caminata en la montaña o en bici, disfruta de la vista desde la góndola o relájate con un round de golf en alguno de los mejores campos públicos en Quebec.
Old Montreal
Old Montreal es el nombre perfecto para este barrio ya que es el más antiguo de la ciudad y es donde se encuentra el sitio en donde Montreal se estableció por primera vez en 1642. Sus calles empedradas recuerdan a Europa, se pueden ver carrozas con caballos que llevan a las personas al laberinto de atracciones que ofrece y sin embargo, la gente que se reúne en Old Montreal son jóvenes y divertidos. Hay mucha gente que visita las vastas boutiques de moda local y los cafés. La gente se reúne en el área para caminar, andar en bici, tomar un bote para pasear en la zona costera (conocida como Old Port) durante el día y en la noche tomar algo de beber o cenar en los muchos restaurantes modernos. Y esto no solo ocurre en el verano. A finales de enero, miles de personas se ponen sus trajes de nieve y se reúnen en el puerto para el Igloofest, un festival de música electrónica al aire libre. Old Montreal es una mezcla increíble de lo nuevo y lo antiguo que no puedes dejar de ver.
Hotel de Glace
El único hotel de hielo en Norteamérica está ubicado a tan solo unos pasos de la Ciudad de Quebec. El Hotel de Glace, que parece salido de un cuento de hadas, ha alojado a huéspedes durante 15 años y cada año presenta nuevas y frescas características e ideas. Ponte los guantes para tomar una copa de champagne de hielo burbujeando con cidra de hielo, pasa una hora en los spas y saunas al aire libre y luego vete a tu habitación donde las paredes son de hielo, el techo es de hielo y sí, la cama es también de hielo. A pesar de que te tienes que llenar de capas para mantenerte caliente, no hay ninguna otra experiencia igual que pasar una noche en el Ice Hotel. Entre enero y marzo, visita el hotel o quédate una noche en esta obra de arte.
El Jardín Botánico de Montreal
Detenerte a oler las flores toma un nuevo significado completamente distinto en el Jardín Botánico de Montreal, uno de los mejores en el mundo. Con 22,000 especies de plantas y cultivos que habitan en sus 10 verandas, 20 jardines temáticos y un pabellón, es posible que no puedas oler todas pero por qué no soñar en grande. Ya sea que te gusten más las lilas, las flores de loto, las orquídeas o las suculentas, o solo te guste ver las hermosas flores, siempre hay algo para todos. El Jardín Botánico es un oasis dentro de la ciudad, a tan solo unos minutos del centro de la ciudad. De hecho está justo a lado del Estadio Olímpico y el Biodome, lo que lo hace perfecto para un paseo de un día.
Mount Royal
Mount Royal es, como te imaginarás, una montaña ubicada justo en el corazón de Dowtown Montreal, la mayor parte dentro de un parque con el mismo nombre. Fue, de hecho, Frederick Law Olmstead, el diseñador de Central Park de Nueva York, quien hizo el Parque Mount Royal y los dos puntos sirven al mismo propósito: existir para ser un espacio natural en la ciudad, en donde se reúnen las personas, conviven, pasan tiempo fuera, hacen algún deporte y mucho más. Sube al punto más alto y visita la cruz gigante mientras ves toda la ciudad de Montreal. O bien, haz tu visita un domingo para ser testigo de uno de los mayores atractivos de Mount Royal: los tam-tams. Los Tam-tams son reuniones semanales (si el clima así lo permite) de bateristas, bailarines, vendedores y mucho más. Es una enorme fiesta en el exterior y tú estás invitado.
Old Quebec
Old Quebec (o Vieux-Québec, como la conocen los locales) no es tanto una atracción sino una colección de atracciones turísticas impresionantes, todas en una misma área histórica. Este tesoro patrimonio de la humanidad de la UNESCO es perfecto para un día de viaje. En tan solo unas horas puedes ver la arquitectura que data de hace siglos, así como iglesias impresionantes y capillas que te remontan a la historia religiosa de la provincia. Por supuesto, si no eres fanático de la historia, el área está llena de entretenimiento, desde arte y música hasta shopping y exquisitas cenas. En verdad, esta es un área que debes visitar en la Ciudad de Quebec.
Parque Montmorency Falls Park
Muchas personas se sorprenden cuando descubren que existe una cascada que es la mitad más grande que las Cataratas de Niagara a solo unos minutos de la Ciudad de Quebec. A 272 pies de altura, la Cascada de Montmorency es algo que tienes que ver, tanto desde de la ciudad como desde cerca en el Montmorency Falls Park (Parc de la Chute-Montmorency en francés). Pasa el rato cerca de la base y siente la brisa en tu cara, o conduce la góndola hasta arriba para una vista espectacular. Los visitantes más aventureros pueden elegir subir uno de los tres senderos de la Via Ferrata, haciendo paradas en los miradores a lo largo del camino para unas cuantas fotos dignas de subir a Instagram, o incluso atravesar las cataratas en tirolesa. Por supuesto, una vez que llegues a la cima te puedes sentar y disfrutar de una gran comida o unos cuantos tragos de celebración en el elegante Manoir Montmorency.
Parc Omega
Justo entre Ottawa y Montreal, podrás visitar la versión canadiense de un safari. Parc Omega es un parque safari en el que conduces tu propio coche. Compra una bolsa de zanahorias en la tienda de regalos antes de entrar (confía en nosotros) y luego empieza el recorrido por la ruta natural de 9 millas. Pasarás por lagos, entre colinas rocosas, a través de valles, bosques y prados, todo esto viendo de cerca a los animales que habitan en ellos. Baja la ventana, sujeta una zanahoria y ve cómo los venados e íbices se acercan a comer. Détente para ver cómo una manada de bisontes atraviesan el camino y mantén tus ojos abiertos para ver un jabalí o un castor. Luego, paga la visita aparte para ver las áreas de lobos, osos, coyotes y zorros. Esto no es un zoológico, es la naturaleza.

Nueva Escocia

Casi todo en Nueva Escocia gira alrededor del agua, desde bulliciosas ciudades costeras hasta sitios históricos frente al mar, pasando por bellos senderos y caminos escénicos.
Halifax
Déjame empezar diciendo esto: la gente en Halifax sabe cómo pasársela bien. Una visita a Halifax estará plena de buena comida y bebida, probablemente muchas risas, así como de días para disfrutar la historia y belleza natural de esta capital frente al mar.
Halifax es una de esas ciudades donde sientes que todo está lo suficientemente cerca como para llegar caminando. Empaca unos buenos zapatos para caminar y lánzate a las calles a pie para que vivas la ciudad como lo hacen los lugareños.
Primero, dirígete al muelle para caminar (Waterfront Boardwalk) frente al mar, uno de los paseos más largos del mundo. Con una extensión de dos millas, a lo largo del muelle hay muchas tienditas y boutiques, lo que se puede convertir en un gran día de compras. También es el hogar de las mejores experiencias culinarias y culturales de Halifax, desde el Museo marítimo del Atlántico, hasta la cervecería Alexander Keith (más adelante la exploraremos a detalle). Disfruta de los artistas callejeros, busca algo de comer y simplemente diviértete explorando el lugar.
Y ya que estamos con el tema de los artistas callejeros, quizás te interese planear tu visita al Halifax International Busker Festival, el festival al aire libre más grande de Canadá. Durante seis días, cada año, puedes caminar por las calles de la ciudad junto a músicos, titiriteros, bailarines con fuego y artistas del pavimento. Quizás te tropieces con la futura súper estrella del Cirque du Soleil o con el poseedor de un record mundial mientras te tomas tu café matutino.
Una experiencia final a la que seguramente querrás llegar todavía caminando son los Jardines públicos de Halifax, 16 acres de árboles llenos de color, exóticos arreglos florales, estatuas bien detalladas y fuentes que fluyen, y que data de mediados del siglo XIX.
Halifax Citadel – Sitio histórico nacional de Canadá
Durante cerca de dos siglos, la Halifax Citadel —una gran colina que mira hacia la ciudad— sirvió para proteger a la ciudad y a sus habitantes. Fue justamente la colina la que motivó a los británicos a construir su asentamiento en Halifax, en 1749, sabiendo que sería fácil defenderlo. Hoy en día, el sitio histórico nacional de Canadá Halifax Citadel no sirve para proteger la ciudad, sino para enseñarle a la gente acerca de su historia. Explora este fuerte militar con forma de estrella, como fue construido en 1856, y al que ningún enemigo se atrevió a atacar. Haz un tour por el Museo de la Armada e imagina la vida de los soldados dentro de las paredes del fuerte. Experimenta el cambio de guardia en las puertas de la Citadel y escucha el tradicional toque del mediodía de la Real Artillería. O haz un tour guiado y aprende las historias de los fantasmas que, según se dice, espantan en Citadel hoy en día.
Museo marítimo del Atlántico
Una ciudad histórica frente al mar generalmente tiene una historia estrechamente vinculada con ese mar. Con eso en mente, el Museo marítimo del Atlántico tiene como función capturar y presentar esa historia de manera entretenida y que nos permita sumergirnos en ella. El museo marítimo más grande y antiguo de Canadá cubre todo lo básico en cuanto a barcos, desde pequeñas embarcaciones y barcos de vela, hasta convoyes de guerra y barcos cruceros. Explora la relación de Halifax con el Titanic y aprende acerca de la explosión de Halifax en 1917 que definió el futuro de la ciudad. En el museo hay más de 30,000 utensilios y un igual número de fotografías a tu disposición para ser exploradas. Cuando hayas terminado, al salir del museo podrás hacer un tour por el CSS Acadia, que con 100 años de edad flota afuera del museo en el puerto de Halifax.
Sitio histórico nacional – Fuerte de Louisbourg
Cuando traspases las paredes del Fuerte de Louisbourg, realmente estarás entrando al 1700. Este sitio histórico nacional fue uno de los puertos con mayor actividad del continente en el siglo XVIII, fungiendo como sitio francés clave para el comercio y la defensa. Ahora, lo puedes ver tal y como estaba entonces. Estarás codo a codo con soldados franceses, marinos, sirvientes y niños; verás cómo se cocina al aire libre, verás cómo se hace el encaje y tomarás ron junto a los pescadores, quienes te agasajarán con sus historias del mar. Trata de no sobresaltarte con el estruendo del cañón, incluso podrás aprender cómo disparar tú mismo.
Faro Peggy’s CoveDe los 160 faros que puedes encontrar en Nueva Escocia, el faro Peggy’s Cove puede ser el más famoso, o por lo menos el más fotografiado. Construido en 1915, este faro rojo y blanco se asienta en un peñasco desde donde se observa la gran bahía. Su estructura inconfundible está hecha justo para una postal e incontables visitantes llegan hasta este sitio cada año, muchas veces a través del sendero del faro. Visita el faro Peggy’s Cove, tómate una foto y luego ve a la villa de pescadores cercana, donde podrás degustar una fresca langosta y comprar souvenirs.
Cabot Trail
Cabot Trail es una de las carreteras más famosas de Canadá. El camino de 185 millas te lleva a lo largo de la costa de Cabo Breton, ofreciendo espectaculares vistas de la costa y llevándote a las más populares atracciones turísticas de las islas. A lo largo del trayecto encontrarás muchas oportunidades de jugar golf (en el igualmente famoso Highland Links), así como de caminar, andar en bici, en kayak y de observar ballenas, todo dentro del marco de la dramática costa este. Pero el atractivo real de Cabot Trail es el camino en sí mismo. Los lectores del USA Today lo calificaron como uno de los 10 mejores viajes en moto y Zoomer lo catalogó como uno de los siete mejores trayectos carreteros. Cuando serpentees las curvas del camino y atisbes los acantilados junto al océano, rápidamente entenderás por qué.
Old Town Lunenburg
Mientras que el Fuerte de Louisbourg te lleva de regreso a una ciudad portuaria francesa del siglo XVIII, Old Town Lunenburg te lleva de regreso a ese mismo periodo, pero desde la perspectiva de una colonia inglesa. Lunenburg es la ciudad colonial británica mejor conservada en Norteamérica, lo que le ha valido ser nombrada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Cuando camines por la ciudad verás mástiles de altos barcos anclados junto al muelle y calles flanqueadas por coloridas casas de madera; te encontrarás vendedores y artistas preparando sus mercancías en tiendas y galerías. Consíguete un asiento en un carruaje tirado por caballos o toma un tour guiado para aprender la historia de la ciudad y sus residentes, incluyendo los espíritus que regresan a asustar a los que todavía estamos en este mundo.
Muelle para caminar frente al mar - Halifax
La capital de Nueva Escocia, como la mayoría de los grandes destinos de las provincias, se asienta junto al agua. En Halifax, la orilla del mar posee uno de los muelles para caminar más largos del mundo. El muelle de Halifax frente al mar mide dos millas y es el hogar de experiencias culturales e históricas, como el Museo canadiense de la inmigración en el Pier 21 y el Museo marítimo del Atlántico. También tiene montones de tienditas y boutiques, así como algunos de los mejores lugares para comer en Halifax (pescado fresco con papas fritas, ¿alguien quiere?). En un recorrido por el muelle te podrás encontrar gaiteros y artistas callejeros, o quizás te topes con un tour de pesca de fondo que “pique” tu interés. O quizás te inviten a jugar voleibol de playa para luego refrescarte con un rico cono de helado. Cada día trae algo nuevo.
Sendero Skyline
Pocos lugares pueden competir con el sendero Skyline cuando se trata de contemplar una puesta de sol en todo su esplendor. Localizado en el parque nacional Cape Breton Highlands, el sendero es una ruta de cinco millas relativamente fácil que te lleva por el bosque boreal, a través de prados y hasta la cumbre de un acantilado. Es ahí, en ese acantilado, que mucha gente decide contemplar el atardecer sobre el golfo de San Lorenzo y el océano Atlántico más allá. Es difícil describir la escena, pero sólo digamos que un buen número de personas eligen justo ese lugar para sus propuestas de matrimonio. Y aunque no vayas al atardecer, el sendero es una gran excursión, particularmente si te gu.
Bluenose II
En 1921, un barco conocido como el Bluenose zarpó de las costas de Lunenburg, Nueva Escocia. Ese barco se convirtió en un campeón de carreras, y se mantuvo invencible durante 17 años y consolidando así su lugar como un ícono canadiense. La leyenda del Bluenose sigue siendo muy importante para la provincia y la historia continúa a través del Bluenose II. Esta réplica exacta del barco original ha navegado alrededor del mundo, pero pasa la mayor parte del tiempo dando la bienvenida a los visitantes que llegan a las aguas de Nueva Escocia y promoviendo su legado marítimo. Camina por la cubierta de esta goleta de 143 pies, siente el viento en tu pelo y en sus velas, y emprende un viaje que no olvidarás fácilmente.
El Magic Winery Bus de Wolfville
El Magic Winery Bus de Wolfville es tan divertido como suena. Salta en este autobús de dos pisos y recorre todas las bodegas vinícolas, haciendo catas en cada una de ellas. Wolfville es uno de los grandes centros vinícolas de Canadá, y el tour por autobús te llevará a cuatro diferentes bodegas vinícolas, donde podrás pasar una relajante hora, probando y aprendiendo. A lo largo del camino conocerás la historia de la región y la forma en que las bodegas y los productores de alimentos locales encajan en ella. Cuando el tour acaba, te llevan de regreso a la ciudad de Wolfville, desde donde podrás llegar directamente a uno de los pubs o restaurantes locales… para seguir disfrutando de los sabores locales.

Canadá...Explorar Canadá

Cuando viajar?

El clima canadiense varía mucho de una región a otra y de una estación a otra. Desde bosques lluviosos hasta desiertos y todo lo hay en medio, Canadá lo tiene todo.
Verano
Vancouver tiene una temperatura máxima promedio de 25 grados Celsius con 8 playas dentro de la ciudad, en donde se puede disfrutar del sol.
Disfruta de una bebida fría en un restaurante o en un café patio en Montreal con máximas promedio de 26 grados Celsius.
Sumérgete en el Lago Ontario en Toronto con una temperatura máxima de 26 grados Celsius, un clima perfecto para asolearse y nadar.
Invierno
Agarra tu tabla para esquiar en la nieve en la montaña de Blackcomb, en Whistler, cerca de Vancouver, la cual tiene en un su cima 12 metros de nieve en promedio todos los años.
Prepárate y sé parte de los 19,000 visitantes al día que patinan en los 7.7 kilómetros del río urbano congelado en el Canada Rideau en Ottawa.
La Ciudad de Quebec es fría en enero y febrero, pero es perfecta para las esculturas de nieve, los baños de nieve, los desfiles y las fiestas nocturnas del Carnaval de Invierno que es reconocido mundialmente.

Canadá...Explorar Canadá

¿Qué hay que saber?

Idioma:

El inglés y el francés son los dos idiomas oficiales de Canadá, aunque la provincia de New Brunswick es la única región oficialmente bilingüe del país. Ambos idiomas suelen aparecer juntos en los mapas, folletos turísticos y etiquetas de productos. El francés es el idioma predominante en la provincia de Quebec.

Documentación y visados:

A partir del 1º de diciembre de 2016 ya no necesitarás una visa para visitar Canadá. En cambio, necesitarás una autorización electrónica de viaje (Electronic Travel Authorization, eTA). Para poder visitar Canadá es necesario llevar un pasaporte. Para mayor información o conocer los requisitos de entrada, visita la página de Requisitos para visitar Canadá del Gobierno de Canadá. Visita la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá para más información sobre las regulaciones de aduana canadienses. Para más información sobre la eTA, visita LaAmistadEsUnViaje.com.

Moneda:

Dólar canadiense (C$) El sistema canadiense utiliza dólares y centavos, al igual que EE. UU., Australia y Nueva Zelanda. Canadá cuenta con una red amplia y fiable de cajeros automáticos que constituyen la forma más sencilla de obtener dinero, especialmente si la tarjeta de su banco pertenece a las redes Cirrus o Delta.

Corriente eléctrica y agua:

De 110 a 120 voltios; con una corriente de 60Hz Canadá utiliza enchufes de estilo estadounidense con dos clavijas planas paralelas sobre una toma de tierra redonda y enchufes con solo dos clavijas planas paralelas. Es necesario un adaptador para utilizar aparatos eléctricos traídos desde Europa.

Canadá...Explorar Canadá

Interesante leer...

Naturaleza:

Aquí tenemos siete experiencias de vida salvaje que te dejarán sin aliento y que te dejarán recuerdos para toda la vida.
Vive las auroras boreales y el sol de medianoche
¿Alguna vez has querido ver listones de colores bailando por el cielo nocturno? ¿Te agrada la idea de acostarte en la nieve para disfrutar el increíble show de luces de la naturaleza justo sobre ti? Ninguna descripción de las auroras boreales les hace justicia. Afortunadamente, las puedes ver por ti mismo ¡en Nunavut!
Debido a su ubicación tan al norte, la mayor parte de Nunavut tiene días muy cortos entre octubre y febrero, en los que a veces llega a recibir sólo cuatro horas de luz solar al día. Si bien pueden ser malas noticias si te da miedo la oscuridad, son buenas noticias para quienes quieren ver las auroras boreales en acción. Conocidas como “aqsarniit” en el idioma local inuktituk, las auroras boreales y sus danzarines rayos rojo, azul y verde se pueden ver por todo el territorio durante los meses de otoño e invierno, sin que haya casi contaminación lumínica que interfiera en la observación. En algunas noches, incluso la ventana de tu hotel en Iqaluit, la capital, podría convertirse en una pantalla de televisión donde puedes disfrutar los fuegos artificiales que se están celebrando justo afuera, por encima de todo y de todos.
Cuando la gente piensa en Canadá y en la vida salvaje, sus mentes tienden a pensar en un animal en particular: el castor. Y aunque amamos a ese pequeño leñador peludo, la vida salvaje del país se extiende mucho más allá de nuestro dientón ícono nacional. De hecho, Canadá tiene algunas de las más extremas y singulares experiencias de vida salvaje en el mundo.
Observa osos Kermode (Spirit) en la Columbia Británica
La mágica Isla Princesa Real, en el bosque tropical Great Bear de la Columbia Británica, es el hogar del raro oso Kermode (Spirit), una subespecie del oso negro que se localiza sólo en esta parte del mundo y que es el mamífero oficial de la Columbia Británica. Cerca de un 10 por ciento de los osos negros nacidos en esta área portan un gen recesivo que les da un abrigo naturalmente blanco. Apodado moskgmol por las Naciones originarias locales Kitasoo/Xaixais, los escurridizos osos han inspirado mitos aborígenes por generaciones.
Únete a un tour por tierra o agua y dirígete al bosque tropical para una aventura salvaje. Cuando finalmente te encuentres con el oso en plena naturaleza, te sobrecogerá la visión de su enorme abrigo blanco moviéndose entre las hojas. Que no se te olvide tu cámara.
Cuándo: Junio a octubre
Dónde: Isla Princesa Real en el bosque tropical Great Bear
Operadores: Spirit Bear Lodge, Ocean Adventures, Maple Leaf Adventures, y muchos más
Vive junto a las belugas en Nunavut
Cada año, juguetonas ballenas beluga se reúnen en colonias que chapotean en las bocas de varios ríos en Nunavut, durante cinco semanas del verano. Ver a las ballenas blancas aparecer de entre las azules aguas del Ártico es algo que sólo se puede gozar a plenitud si se ve en vivo.
Guías locales de las comunidades Arviat, Chesterfield Inlet, Rankin Inlet y Whale Cove te pueden llevar a ver a las belugas por tierra o por mar. Pero si realmente quieres la mejor experiencia de avistamiento de belugas, visita Arctic Watch. En este increíble campamento en la remota ensenada de Cunningham, unas 2,000 ballenas beluga juegan, cambian de piel, se aparean y atienden a sus crías justo a un lado de la costa. En ningún otro lugar del mundo se juntan tantas ballenas y de manera tan constante. Puedes caminar, literalmente, quince minutos, sacar la cámara y tomar fotos de cientos y cientos de ballenas, o subirte a una torre especial y fotografiarlas desde arriba. No hay forma de que encuentres algo mejor en lo que se refiere a observación de belugas.
Cuándo: Julio - agosto
Dónde: Ensenada Cunningham, isla Somerset
Operador: Arctic Watch
Crúzate en el camino de 150,000 caribús, en Yukón
Cada año, más de 150,000 caribús de Grant pasan con estruendo a través del parque nacional Vuntut de Yukón, representando una de las migraciones en masa más grandes de la tierra. En el verano, las hembras preñadas se dirigen hacia Alaska, para tratar de llegar hasta allá antes de que nazca la cría. Luego, en el verano, los mosquitos hacen que se regresen de nuevo tierra adentro, hacia Yukón.
Durante esta migración masiva, el caribú pasa bastante cerca del pueblo Old Crow. Aunque hay muchos lugareños que ofrecen tours para admirar la vida salvaje y te pueden llevar casi hasta donde está la acción, realmente no necesitas unirte a un tour para observar esta increíble migración. Sólo tienes que hacer el recorrido hasta esta remota área, sin olvidar tus binoculares, la cámara y un gran sentido de aventura.
Cuándo: Meses de primavera y otoño
Dónde: Parque Nacional Vuntut
Maravíllate con los osos polares en Manitoba
Cuando se trata de animales del norte, hay uno que siempre sobresale entre los demás: el oso polar. Ver a una de estas legendarias y poderosas criaturas en estado salvaje es una experiencia imposible de olvidar, y la mejor oportunidad que puedes tener para vivirla probablemente sea Churchill, Manitoba. Llamado “La capital mundial del oso polar”, Churchill se encuentra en la ruta migratoria de estos increíbles animales, donde el bosque boreal se encuentra con la tundra y con la bahía Hudson, y ofrece excelentes posibilidades de observación de osos polares durante buena parte del año.
Ya sea que quieras fotografiar a los osos polares a la distancia, mientras ellos retozan entre las flores, o encontrarte con ellos cara a cara en la seguridad y comodidad de un Tundra Buggy o quieras verlos en reposo y ya listos para el invierno, hay un tour para cada gusto.
Cuándo: Todo el año; las mejores vistas son casi siempre en octubre y noviembre
Dónde: Churchill
Operadores: The Great Canadian Travel Company Ltd., Frontiers North Adventures, Lazy Bear Lodge, Churchill Wild y muchos, muchos más
Acurrúcate junto a focas bebé en Quebec
Las Magdalen Islands de Quebec son más que un destino de playa. Esta colección de ocho islas atrae a cientos de miles de focas pía durante dos o tres semanas cada invierno. Las peludas focas, de un color gris perla, son muy amigables y te puedes llegar a entender muy bien con las crías, que son insoportablemente ¡lindas!
Viaja en barco o helicóptero justo hasta el hábitat de las focas, hasta que estés codo a codo con los nuevos “peluches”. Ver una enorme colonia de focas pía sobre los témpanos de hielo es una experiencia extraordinaria, pero nada se compara con ver directo a los grandes ojos negros de una cría. No podrás contenerte y dirás ”¡Ay, qué ternura!”
Cuándo: Febrero
Dónde: Las islas Magdalen
Operadores: Chateau Madelinot, Arctic Kingdom
Comparte las aguas con las ballenas en el Atlántico canadiense
Más de 20 especies de ballenas viajan a lo largo de la costa Este de Canadá, convirtiéndola en uno de los mejores lugares del mundo para estar cerca de estos fabulosos mamíferos marinos. Todas las ballenas, desde la azul, la jorobada y hasta las orcas, pueden verse en sus hábitats de verano a lo largo de la costa del Atlántico.
Hay muchas diferentes formas de compartir las aguas con las ballenas. Puedes subirte a una balsa inflable muy rápida, una antigua fragata escuela o una moderna lancha, y desde cualquiera de ellas disfrutar increíbles oportunidades fotográficas.
Cuándo: Mayo a octubre
Dónde: New Brunswick, Nueva Escocia y Terranova y Labrador
Proveedores: operadores de Nueva Escocia, operadores de Terranova y Labrador, operadores de New Brunswick.
¿Amas la vida silvestre? Busca algún parque nacional en cualquiera de las provincias y territorios, ¡vale la pena visitarlos!


El arte de culinaria:

David Chang, restaurantero estadounidense y estrella de televisión, inauguró en 2012 Momofuko en el centro de Toronto. Este mismo año, Daniel Boulud, ganador de estrellas Michelin, abrió su brasserie insignia en el hotel Four Seasons de esta misma ciudad. Ontario se había convertido ya en un destino gastronómico internacional.
Después,en 2016, Vogue publicó Why Toronto is becoming the world’s next culinary destination? (¿Por qué Toronto se está convirtiendo en el siguiente destino culinario a nivel global?), en donde se promocionó la diversidad culinaria de esta ciudad, la "síntesis cultural" de las cocinas étnicas y la actitud "creativa y abierta" hacia la gastronomía. El éxito culinario de Toronto se ha extendido al resto de la provincia y los que más han sobresalido son los talentos jóvenes, tal y como lo dice The Globe and Mail.
Si eres un foodie de corazón, este es el momento de visitar Ontario. A continuación, te mostramos los lugares y chefs más reconocidos actualmente de acuerdo a las críticas:
Partrick Kriss, Alo - Toronto
Muchos se rieron cuando Patrick Kriss arriesgó todo por crear algo nunca antes visto en la historia de Toronto y lanzó Alo junto con Amanda Bradley. La historia de este lugar comenzó en un edificio oscuro y alejado con el concepto de un restaurante sofisticado, un solo menú de degustación y cocina de vanguardia creada por el mejor talento. Todos esos chefs que se rieron en un principio terminaron sorprendidos, pues Alo ha sido todo un éxito en términos de popularidad y crecimiento del negocio.
Michael Moffat, Play Food & Wine – Ottawa
“No me gustan las etiquetas” comenta Mike Moffat, un reconocido chef que junto con Stephen Becta tiene bajo su mando tres increíbles restaurantes en Ottawa. "La única etiqueta que quisiera obtener es por mi buena comida". Los críticos alaban sus platillos internacionales, los vinos por copa que se sirven, así como la accesibilidad y buena ubicación del lugar en el ByWard Market. El concepto de este restaurante es que una cena sofisticada puede ser divertida, no es solo para ocasiones especiales y no tiene que dejarte en banca rota.
Bev Hotchkiss & Ryan Crawford, Backhouse – Niagara-on-the-Lake
La gente adora a esta pareja de chefs locales porque envuelven a los comensales en un viaje de hospitalidad personal cada vez que visitan su restaurante: Backhouse. Las mesas de este lugar son comunales y los menús espontáneos, con la mesa del chef como punto central. Bev Hotchkiss y Ryan Crawford han conseguido su propia granja para tener una cocina distintiva, refrescante y, por supuesto, con el concepto del campo a la mesa. Su filosofía es crear una “experiencia en donde los retos de la vida se vuelvan un poco más sencillos y los gozos un poco más fuertes".
Grant van Gameren, Bar Isabel – Toronto
Inesperado y subestimado es lo que ofrece el chef obsesivo, autodidacta y rockero Grant van Gameren en este íntimo restaurante bistro mediterráneo y con influencia española. Con un pulpo entero a la parrilla y cocteles artesanales insuperables, el chef sirve hasta tarde con un estilo nocturno de España. Este ciudadano de Ontario que le gustaban los lugares escondidos comenzó en un lugar de pizzas y después, para ganar dinero extra, entrenaba víboras. Ahora, es un reconocido chef que incluso ha hecho que los asados sean "sexy".
Nick Liu, DaiLo – Toronto
El canadiense Nick Liu cree en la fusión sin olvidarse de sus raíces. Es por eso que nombró a su restaurante DaiLo, que en cantonés quiere decir “hermano mayor", un gesto de alusión a los platillos con los que creció en los suburbios de Toronto junto con sus padres, de ascendencia china. Con una capacitación de influencia italiana y francesa, el restaurante ofrece una cocina asiática e innovadora con híbridos audaces y tonos de tradición europea; es decir, una bolognesa con fideos, carne tataki y su pan dulce picante insignia cubierto con una salsa cantonesa.
Michael Stadtländer, Eigensinn Farm – Singhampton
Desde Alemania del norte, Stadtländer importó el amor por la tierra y el proceso para comer en su totalidad, desde la semilla a la planta, al animal y al plato. El chef agricultor reconocido internacionalmente y hombre del renacimiento ha estado ahí durante 20 años, donde comparte su experiencia única de la tierra a tu comida para grupos íntimos en alguna noche especial durante todo el año. Si tienes la suerte de ser una de estas personas, no lo pienses más.




Estamos bloqueando las plazas para tu reserva, por favor, espere...