+(34) 91 010 45 88 Lunes-Sábado 9-19h Contacto

Destino / Ficha de destino

Producto : Lituania - Destino turistico

Lituania...Nueva e increíble

Presentación:

La tercera parte de este país, es prácticamente de color verde está cubierta de densos bosques, recorrida por ríos, decorada por mil lagos. Las blancas playas bordean los países Bálticos. Así es nuestra Lituania desde hace 2009 años de historia. Los antiguos romanos ya tenían noticia de que los antepasados lituanos comerciaban con el ámbar, que es considerado el símbolo de nuestro país. En este país –que ha vuelto a nacer por segunda vez- podemos encontrar un intenso torbellino de vida cultural y diversiones: conciertos de música folklórica, clásica y moderna; también se puede disfrutar con espectáculos de teatro, fiestas tradicionales, y con el ritmo y azar desatados en las diversiones nocturnas. Esta tierra es un oasis de descanso: se puede elegir entre los balnearios con manantiales de aguas minerales, o aquellos refrescados por el viento de la costa. También se puede acudir a los parques nacionales o regionales de singular belleza, o a las fincas de los pueblos, en los que se respira paz. Durante un periodo corto después del restablecimiento de su independencia, Lituania consiguió magníficos resultados: embellecimiento de las ciudades, aumento rápido de la infraestructura de todo tipo de servicios, etc; además, en el año 2003, el producto interior bruto del país experimentó el crecimiento más rápido en todo el mundo. Lituania espera a sus invitados y sabe acogerlos hospitalariamente. ¡Viajen y compruébenlo!; resulta fácil encontrar nuestro país: está situado en el centro geográfico de Europa, como declaró el instituto geográfico nacional francés en 1989.

Lituania...Nueva e increíble

Casco antiguo de Vilnius

Una mirada diferente. Ritmos variados y pasión
La estupenda cerveza lituana será mucho más rica si la bebe en un viejo molino, al mismo tiempo que escucha el bramar de la cascada; o tal vez prefiere beberla junto a la corriente silenciosa de los ríos Neris o Vilnelòs; también es posible hacerlo en la colina de UÏupis (el Monmartre de Lituania: un barrio de artistas en la capital de Vilnius), desde donde se puede apreciar el panorama más bonito de Vilnius. Si quieren experiencias inusuales, suban a un globo y vuelen por encima de la ciudad, ya que Vilnius es la única capital de Europa, en la que es posible volar en globo en pleno barrio antiguo… La comida es una de las alegrías de la vida. Así, en Vilnius encontramos comida típica de la mayoría de los países. A usted le tocará elegir si prefiere tomar un modesto aperitivo o comer lujosamente; y si se inclina por tomar una cerveza en una bodega, o al calor del sol. Aquí puede encontrar cafeterías, donde se encuentra la gente bohemia, la juventud o un público más sólido; restaurantes de lujo o de estilo moderno; e incluso, establecimientos que ofrecen platos típicos nacionales, o un exótico menú de la época soviética. Resultan interesantes los grandes centros comerciales de Vilnius: Uno de ellos se luce por su abundancia de tiendas, y salones de descanso, además de ser una imponente construcción. El otro es un complejo completo de diversiones: ocho salas de cine, bolera, sala de billar, e incluso una pista de patinaje. Tiene tiendas para el bolsillo de todos: desde una moda sencilla, hasta los nombres de la moda mundial. Por las tardes, le queda decidir el lugar: si prefiere el jazz “vivo”, rock, música vocal o instrumental, guitarra, o la melodía del violín; o si opta por dejarse llevar por los ritmos de Latino América o de la música de nuestros pueblos. Al atardecer, en las discotecas, podrá vivir una verdadera pasión por el baile, que dura hasta la mañana: aquellos que las frecuentan disfrutan con los ritmos de las canciones de occidente. Si lo desea, puede organizar viajes cortos a Lituania: un fín de semana, festejar aquí un aniversario familiar, o las navidades, totalmente blancas. Esos viajes podrían convertirse en un ramillete de bonitas impresiones.

República Užupis

Descubre el artista dentro.

Castillo de Trakai

Visita un cuento de hadas medieval.

La Colina de las Cruces

Wittness el milagro de la fe.

The Curonian Spit

Busca refugio en los brazos de la naturaleza.

Kernave

Descubre las antiguas civilizaciones.

Castillos a lo largo del río Nemunas

Viaja a lo largo de la línea de frente medieval.

Parque de Grūtas

Haga un recorrido detrás de la cortina de hierro.

La costa báltica del ámbar. Las canciones de la arena, del viento y de los delfines

Les gusta el jaleo de las ciudades turísticas? En ese caso, debe viajar a la capital veraniega de Lituania: Palanga. En esta ciudad turística encontrará hoteles, cafeterías, restaurantes, discotecas, bares, y casinos. Si le gusta tener descansos “activos”, puede montar en motos acuáticas, bici, caballo, o jugar un partido de tenis, ir a la piscina, o a la sauna. Las playas de aquí son de color blanquecino, como en toda la costa báltica. Y cuando este aburrido de tomar el sol, escóndase en el famoso parque botánico de Eduardo Andre; o entre en el museo del ámbar, y descubra dónde lleva el camino del ámbar: a los talleres de los maestros del ámbar, o incluso más lejos, a un parque nacional costero, de naturaleza salvaje. Si quiere descansar de la vida tan intensa de esta ciudad turística, escápese a Klaipòda: allí se organizan maravillosas exposiciones en el museo del mar, situado en un fuerte del siglo diecinueve.
Los que prefieren paz y serenidad, se reúnen en el singular: a lo largo de cincuenta kilómetros, en la alargada zona turística de Neringa, hay cuatro poblaciones y amplias playas. Los artistas, windsurfistas, y deportistas aman su punto central: Nida. Tomas Mann, premio nobel, pasó varios veranos en Nida. Otros se identifican más con los jardines de flores y el color verde de la ciudad de Juodkrantò. La ciudad turística de Neringa es especialmente cómoda para los ciclistas, ya que encontrarán muchos caminos para bicis; además, por toda la costa lituana zigzaguea la ruta de la décima Euro Velo. Desde la cumbre de las dunas, se puede disfrutar de unas vistas que dejan sin respiración: en un lado se ven las lejanas colinas de arena blanca y las olas bálticas; en el otro, el verdor de los pinos, y la laguna de Kursiai. La naturaleza toca la eterna sinfonía del viento, la arena y el agua. Paz. Eso es Kursiiu Nerija, uno de los paisajes más bonitos de Europa, patrimonio de la UNESCO.

Parque Nacional Aukštaitija

Disfruta de una gran variedad de naturaleza wilde.

Lituania...Nueva e increíble

Cuando viajar?

Clima: oceánico / continental. La temperatura promedio en julio es + 17 ° C, en enero - -4.9 ° C.

Lituania...Nueva e increíble

¿Qué hay que saber?

Situación y extensión:

Lituania tiene un área de 90 kilómetros de largo de la costa del Mar Báltico. Como el Instituto Geográfico Nacional de Francia confirmó en 1989, el centro geográfico de Europa se encuentra a solo 24 kilómetros al noroeste de Vilnius.Área total: 65,300 km2. Casi un tercio del territorio está cubierto por bosques, 4.5% - por aguas continentales. Hay más de 2.800 lagos de más de 0,5 hectáreas de tamaño y 18 ríos de más de 100 kilómetros en Lituania.

Idioma:

Idioma del estado: lituano.

Moneda:

EURO

Diferencia horaria:

Hora local: zona horaria de Europa Central. GMT + 2 horas, o lo mismo que, para Helsinki, Riga y Tallin.

Lituania...Nueva e increíble

Interesante leer...

Patrimonio y cultura:

Cuando se alegran todos las musas del arte
Ya hace mucho tiempo que los conciertos de música clásica -interpretados por la orquesta sinfónica de música de cámara de Saulius Sondeckis o Gintaras Rinkeviaius, u otras orquestas, así como aquellos que tienen como protagonista a la cantante de ópera Violeta Urmana o a los famosos pianistas Muza Rubackytò o Petras Geniusas, organizados en casa y en el extranjero, se convierten en una verdadera fiesta musical. Los acordes veraniegos más oídos consisten en más de cien canciones de música clásica, oídas en festivales y conciertos –famosos son los festivales de Vilnius, Kristupo Vasara, y Palaislis, que tienen como intérpretes a la élite de la música mundial. Durante toda la temporada se puede acudir a impresionantes espectáculos organizados por el Teatro de ópera y ballet.
Es la hora del jazz: ¿conocen el ambiente de melodías apasionadas en las fiestas internacionales de Birstonas, Kaunas, Vilnius, Klaipòda, Nida y el lago de Lukstas? ¿han visto las multitudes de gente que se reúnen para asistir a las excitantes improvisaciones de jazz? Desde junio a septiembre tienen lugar en Lituania diez festivales folklóricos internacionales, cuyas representaciones envuelven a los espectadores. También se organizan alrededor de treinta campamentos de cultura étnica, y unas cien exposiciones de arte. Cada cuatro años se celebra un acto importante para toda la nación: la fiesta de la canción y el baile, a la cual acuden lituanos desde todos los países del mundo. La fiesta de la canción de los tres países Bálticos también está inscrita en la lista del patrimonio de la UNESCO.

Historia:

Desde las obras de arte barrocas hasta las bases de misiles militares
El patrimonio del “siglo de oro” de Lituania comprende la arquitectura gótica, renacentista y barroca. Vilnius es considerado patrimonio de la UNESCO desde 1994. En esta ciudad se pueden contemplar: palacios blancos, que recuerdan las bellas ciudades antiguas del sur de Europa; laberintos de estrechas calles; patios cerrados: en cada uno de ellos se pueden descubrir los característicos secretos de la edad media. En la confluencia de los ríos Neris y Vilnelòs –el corazón de Lituania-, encontramos la Catedral, la famosa Torre de Gedimino y las mansiones de los grandes duques lituanos. Cerca de allí está situada el Alma Mater: el conjunto arquitectónico que compone la Universidad de Vilnius, en la que encontramos doce patios; allí resuena el alboroto estudiantil desde hace ya cuatrocientos años. A pocos metros de la universidad, se contemplan los palacios más bonitos de la capital: los palacios presidenciales; más adelante, otros palacios, monumentos, etc. El barrio antiguo de la ciudad es el más grande de Europa Central. Si quieren ver la ciudad de los cuentos, echen una mirada a Vilnius desde las colinas que lo rodean: las torres de las iglesias y las cúpulas de las iglesias ortodoxas, le parecerán una vista estupenda.
Para conocer algunos reflejos del doloroso periodo por el que ha pasado este país, merece la pena visitar: el museo de las víctimas del genocidio –conocido como el museo de la KGB-, el museo de las esculturas soviéticas, llamado Gruto parkas, y el museo de la base de misiles militares de Ploksttinò. Junto a ello, existen increíbles museos al aire libre: museo al aire libre de Rumsiskòs (muestra la arquitectura popular de cada región lituana); la mística finca-museo de Orvydai, donde se pueden descubrir los misterios de las piedras y los árboles; el conocido Europos Parkas, donde se conservan cien obras de los escultores más famosos del mundo; el museo etnocosmológico, en el que se puede hallar un antiguo mirador de estrellas de tiempos del paganismo; a su lado, hay un observatorio, desde donde quizá pueda descubrir su estrella; en el museo de la apicultura, no sólo aprenderá historia, sino que tendrá oportunidad de disfrutar del sabor de la miel. Y en Kaunas el museo de arte del artista y maestro aiurlionis y la colección de iilinskas, que contiene obras de los artistas de todo el mundo; por último, podrá pasar un rato divertido en el museo de los demonios, viendo las más extrañas expresiones de los diablillos. En toda Lituania, es fácil contemplar antiguas fincas rodeadas de parques, molinos de agua y todo un patrimonio de estilo arquitectónico de madera: iglesias, pueblos… Es original de la tradición artística lituana el llamado Kryldirbystò (fabricación de cruces artísticas), que está inscrito en la lista de obras de arte de la UNESCO. La Colina de las Cruces, junto a Siauliai, es otro lugar muy frecuentado por turistas, extranjeros y devotos. El impresionante quinteto de colinas que se encuentra en la primera capital de Lituania (Kernavò), fue inscrito en la lista de patrimonio cultural del mundo de la UNESCO, en el año 2004. Si viaja a Trakai, al ver la torre más alta de Europa Oriental –construida sobre una isla del lago, les parecerá estar viendo un espejismo…

Naturaleza:

El eco de las canciones de los pájaros y los sentimientos aventureros
Lituania es un país verde: en él encontramos cinco parques nacionales y treinta parques regionales llenos de naturaleza; los corzos, elnos y bisontes pastan en los densos bosques; los ríos zigzaguean en los valles junto a las colinas o en las llanuras; encontramos laberintos de lagos llenos de peces; e incluso, exóticos pantanos convertidos en hogar de plantas especiales y extraños pájaros o animales. El delta del río Nemunas es el paraíso de los pescadores y de los pájaros. Al llegar la primavera, los visitantes se sorprenden al contemplar la parte de los pueblos y fincas que sobresale, después del desbordamiento del Nemunas por las llanuras. Es de admirar también, la contemplación de la migración de la muchedumbre de pájaros. Resulta cómodo viajar por las zonas más bonitas: en los parques regionales y nacionales se han construido caminos para los peatones ir los ciclistas, aparcamientos, lugares de recreo y zonas para campamentos; y hay miradores en aquellos lugares, donde el paisaje es más bonito. Los amantes del agua, tendrán la oportunidad de visitar los tramos más impresionantes de los ríos. Y para los que quieran sumergirse unos días en la naturaleza, lo mejor será descansar en una de las fincas turísticas de los pueblos, situadas en lugares especialmente bonitos y apartados. Pueden practicarse diferentes actividades: pesca, natación, montar a caballo, paseos por los alrededores, etc. La comida es fresca y sana. Y nunca le faltará uno de los elementos más agradables del descanso: es carácterístico de los lituanos la sincera hospitalidad, y el servicio constante y delicado. También los más traviesos encontrarán aquí ocasión de entretenerse: podrán volar en globo, en planeador, en helicóptero, o en los famosos aviones, conocidos como Cazas. O, si lo prefieren, podrán participar en las competiciones de jeeps o motos de cuatro ruedas, que a veces se organizan en los caminos de tierra o en las lagunas. También puede probar las armas de otras épocas: disparar con un arma soviética, o el tiro al arco. Además, tendrá ocasión de ponerse un traje de buceador y descubrir los restos de las viviendas lituanas prehistóricas, en las profundidades de los lagos de Trakai y Plateliai.

El arte de culinaria:

¡Buen apetito! Sabor a miel, olor a salvia
En Lituania hay cuatro regiones etnográficas y en cada una existen diferentes tradiciones culinarias. Aukstaitija es famosa por sus sopas y platos de harina: sopa de leche, sopa de remolacha y sopa de repollo; también son conocidos los Skryliai (un tipo de pasta hecha en casa alta nosiai (un cocido con arándanos o guindas, los Virtiniai (masa rellena de varskò o setas); allí tendrá oportunidad de tomar como aperitivo: isnokinta luvelò seliava (un tipo de pescado). En la región de los bosques, Dzukija, la mayor parte de los platos típicos se compone de diferentes tipos de setas: grybienò, sudyti gruzdai, rudmesòs (cocinadas en mantequilla), voveraitòs (cocidas, con mayonesa), raudonikiai, silbaravykiai, o cikriniai baravykai (dulces con forma de seta). Resulta de un sabor excelente el embutido ahumado, al que dan un aroma exquisito los frutos y hierbas especiales.
El plato más famoso de los habitantes de la región de Suvalkija, se llama Skilandis: consiste en una bola de carne picada, ahumada, con humo de la madera de un árbol llamado Alksnis; se deja unos meses de maduración, para que fermente, y después se cortan filetes finos y delgados. También es famoso el pato cocido con cerezas, de sabor picante, y el lynas, un pesaco cocido, con salsa de manzana o queso de manzana. Los habitantes de lemaitija tienen como plato típico un batido de nata de sabor amargo, que se come con patatas fritas; otros platos que deberán saborear son las langostas o ternera cocidas en aceite; o el pato asado, recubierto de miel y avellanas, que se come en las ocasiones y en las épocas propicias. Para la salud de cada uno, viene bien un té: de tomillo, melisa, menta, tila, o de hierbas; Para acompañar el té, debe probar los meduoliai (galletas con miel) o requesón, con miel o mermelada. En un día de mucho calor, podrá refrescarse con alguna de las sopas frías, pan, o un refresco de peras secas, o tal vez una caña de cerveza fría, (hay más de doscientas recetas en Lituania). Para las ocasiones especiales, se reserva una copa del licor de miel, bebida lituana, hecha de miel, y condimentada con hierbas aromáticas -un licor, que puede ser de diferente graduación (10º-56º).

Folklor, música y artesanía:

En las fiestas tradicionales lituanas, se han conservado los elementos mitológicos de los antiguos bálticos: la actitud hacia las luces celestes y la naturaleza, así como la alteración de sus fenómenos, y su influencia en la vida de los hombres. Es muy simpática la fiesta de Ulgavònòs, en la que una muchedumbre de personajes disfrazados diablillos, brujas y gente de los viejos pueblos, grita: “Invierno, fuera del patio”, anunciando la derrota del invierno (Lasininis), y la victoria de la primavera (Kanapinis). El Domingo de Ramos todo Vilnius florece con fantásticos ramos; sólo en la capital se pueden ver únicos ramos de flores secas. Como recuerdos de esta tierra podrá llevarse alguno de estos ramos, o joyas (pendientes, pulseras) de ámbar, manteles o ropa de lino, artículos de madera o prendas de lana con motivos nacionales. Ya desde hace cuatrocientos años, durante la primavera tiene lugar la Kaziuko mugò (feria), en la que los visitantes se maravillan con los artículos de madera, metal, cerámica, y trabajos textiles de los maestros profesionales. A la vez que escuchará una música alegre de pueblo, le tentará la cerveza que se ofrece en las tabernas.
La magia antigua de los paganos, renace en la noche más corta del año: la fiesta de San Juan, conocida como Joninisventò: arden las hogueras, se ven a las adivinas, suena música típica, y se realizan bailes rituales y juegos, sin olvidar los encantamientos con hierbas…Esta fiesta se celebra en toda Lituania. De un modo muy especial podrán disfrutarla en el museo al aire libre de Rumsiskes. El día de la nación es el seis de julio: es celebrada por todo lo alto en la antigua capital lituana de Kernavò. Allí tiene lugar el día de la historia y la arquitectura: los antepasados lituanos le preparan la comida, trabajan con pieles de animales y ámbar, funden el hierro, fabrican dinero y armas, etc. También podrá mirar las luchas y competiciones entre héroes, en las que participan asociaciones extranjeras, dedicadas al estudio de historia bélica.



Estamos bloqueando las plazas para tu reserva, por favor, espere...